El Discipulo se hace no nace – Walter A. Henrichsen

Estamos acostumbrados a oír un dicho popular totalmente contrario: “El artista nace, no se hace”, y este mismo aforismo, es cierto en un terreno espiritual. Jesucristo dijo a Nicodemo: “de cierto de cierto te digo: el que no naciere otra vez, no puede ver el reino de Dios.” En el Evangelio de Juan leemos: A todos los que recibieron dioles potestad de ser hechos hijos de Dios, a los que creen en su nombre, los cuales no son engendrados de voluntad de carne, ni de sangre, ni de voluntad de varón, mas de Dios” (Juan 1:12).