Texto Narrativo. Los límites de una historia (donde comienza y termina) son determinados principalmente por el análisis de la trama. Comúnmente las historias contienen una exposición, una crisis, una resolución, y algunas veces una conclusión. Además, si el narrador usa un quiasmo, los puntos de inicio y final en un quiasmo dividirán las fronteras de una historia. El Capítulo 3 y apéndice A le ayudarán a hacer el análisis de la trama y a identificar la estructura de quiasmo.

El poner atención a los cambios de lugar, tiempo y personas también le ayudará a ver las rupturas en una narración.2 Algunas veces estos cambios trabajan en concierto. Por ejemplo, Génesis 18:33 señala el cierre de una narración a través del informe de un cambio de lugar: “Y Jehová se fue, luego que acabó de hablar a Abraham; y Abraham volvió a su lugar.” En la siguiente oración, Génesis 19:1, el cambio de personas indica el principio de una nueva unidad. El cambio es de Jehová y Abraham a los dos ángeles y Lot. Un cambio de lugar en Génesis 19:30 comienza una nueva narración puesto que Lot y sus dos hijas dejan Zoar y se establecen en el monte. Luego, en Génesis 20:1, un cambio de lugar y personas introduce una nueva unidad puesto que Abraham toma la etapa otra vez y se mueve hacia la región de Neguev.

El cambio de tiempo también señala una ruptura en una narración. Por ejemplo, el narrador introduce una nueva historia en Génesis 22:1 diciendo, “Aconteció después…” Similarmente comienza una nueva historia en Génesis 15:1 con las palabras, “Después de estas cosas.” En Génesis 16—17, el narrador usa la edad de Abram para indicar una ruptura entre dos historias. La primera historia concluye notando que “Era Abram de edad de ochenta y seis años, cuando Agar dio a luz a Ismael” (Génesis 16:16). Una nueva historia se abre en Génesis 17:1 con las palabras, “Era Abram de edad de noventa y nueve años, cuando le apareció Jehová.”

Algunas veces un cambio de prosa a poesía hace que una narración llegue a un cierre. Stephen Weitzman señala que los judíos primitivos esperaban que sus héroes bíblicos se pongan a cantar cuando eran liberados por milagros.3 Aduce que el rol narrativo de los cánticos en Éxodo 15 y Jueces 5 tiene su paralelo con una técnica de cierre usada a menudo en los antiguos relatos de batalla egipcios. 4

Lo fundamental es, asegúrese de seleccionar una historia entera. Usted incluso podría escoger agrupar historias si desarrollan un tema similar, como por ejemplo las tres historias en 1 Samuel 24—26 que giran en torno de la venganza o las tres historias en Éxodo 15:22-17:7 que se centran en la queja.

Señalar una historia para predicar es un paso importante. Pero la travesía recién ha comenzado. ¡Ahora comienza el trabajo de veras!

Comenta con tu cuenta de Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *