No Somos Inservibles, te darás cuenta que es una verdad muy importante después de leer esto. Este pensamiento sirve por dos razones: (1) El entendimiento propio del obrero de Dios y (2) Para que puedas ayudar a otros que están en necesidad de esta verdad.

El diablo pone en nuestras mentes que somos un accidente, que no servimos o que somos un fracaso. El pensamiento puede nacer porque uno piensa en su nacionalidad, color de piel, nivel económico, estatura, falta de habilidades, apariencia, etc. Cuando tenemos este sentimiento no tenemos ni ganas de avanzar. El extremo de sentirse inútil nos guiará a la frustración, pero el extremo opuesto nos guiará al orgullo – el balance en el medio es el más correcto.

Antes de entrar bien en este artículo, quiero hacer una aclaración que es muy necesaria decir y entender. El principio presentado en este artículo no tiene su base en la psicología, sino en la consejería. La psicología es peligrosa porque su raíz se basa en el punto de vista humanístico y vuelve el crédito, agradecimiento y énfasis a uno mismo y no a Dios. La consejería Bíblica es lo que necesitamos, porque su raíz se basa en el Creador quien nos hizo. Decir psicología Bíblica sería una contradicción de términos, pues sería como decir la casa blanca es negra… no tiene sentido. Aunque parecería no tan importante esta aclaración, es de mucha importancia porque la misma palabra “psicología” es una herramienta que reemplaza la Biblia con fuerzas humanas, y muchos cristianos hoy en día están siendo confundidos con esta filosofía no Bíblica.

Regresando al tema, es importante entender que un ser humano, no es inútil o fracasado, porque Dios no crea ni creó inservibles. Ante los ojos de Dios, el ser humano es muy útil e importante. Fíjate en algunas cosas que nos prueban que Dios no nos considera inservibles:

No somos inservibles porque fuimos “Creados a Su Imagen”

Después de crear los lindos árboles, flores, animales y detalles de este mundo, creó el ser humano. A todo lo que el Creador hizo, dijo que “era bueno” (Génesis 1:4, 10, 12, 18, 21 y 25), pero cuando hizo el ser humano, dijo que “era bueno en gran manera” (Génesis 1:31).

Dios hizo el ser humano a Su imagen (Génesis 1:26) y siendo que nos hizo a Su imagen, no podemos ser “inútiles”. Hay muchas personas que se sienten que son inservibles y no tienen valor en la vida, pero amigo, Dios nos hizo a Su imagen y no somos inservibles, ¡somos creación del Dios único y verdadero!

No somos inservibles porque tenemos un “Propósito”

Apocalipsis 4:11 dice “Señor… tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.” Fuimos creados por una razón, por la voluntad de nuestro Creador. En Romanos 11:36 dice: “Porque de él, y por él, y para él, son todas las cosas.” No estamos en la tierra por accidente, más bien Dios nos puso acá por una razón especifica … para El, para Su voluntad y Su servicio. El Dios de los cielos no solo puede usar tu vida pero quiere usar tu vida. ¡Qué bendición!

No somos inservibles porque “Representamos a Dios”

El momento en que una persona acepta a Cristo como su Salvador personal es una nueva criatura (II Corintios 5:17) y tiene vida eterna (I Juan 5:12-13). Como hijos de Dios, “somos embajadores en nombre de Cristo” (II Corintios 5:20). Un embajador es alguien escogido para representar a algo o a alguien. Si fuera verdad que somos inútiles o inservibles, entonces quiere decir que Dios manda a inservibles a que le representen a Él, pero no es verdad. Dios nos salva, purifica, justifica, santifica y nos hace aptos para ser Sus representantes. ¡Que gozo tremendo y que posición importante!

El ser humano no viene del mono, no está en el mundo por accidente o casualidad y no es inútil. El obrero de Dios debe recordar las grandes promesas de Dios para su propia vida y también para animar y ayudar a otros.

Comenta con tu cuenta de Facebook

Deja un comentario