Orando por Misiones

Mateo 9:36-38

Ahora vamos a ver probablemente la cosa más importante en la obra misionera.  Eso es la oración por misiones.  Cualquier misionero que está haciendo cosas para Dios te dirá que la cosa que él necesita más, no es el dinero, sino la oración.  El dinero puede hacer muchas cosas pero hay muchas cosas que no puede hacer.  Por lo tanto, no hay nada demasiado grande o demasiado difícil para Dios cuando Él está contestando las oraciónes de la gente de Dios.  Hay tres necesidades grandes en la obra misionera hoy en día.

          1.  Necesitamos un potente poder______ Alguien tiene que tener el poder de Dios.
2.  Necesitamos poder de los hombres__________Alguién tiene que ir.
3.  Necesitamos el poder del dinero______________ Alguién tiene que dar

Necesitamos oración, personal, y provisión para que la obra de misiones siga adelante en una manera que agrada a Dios.  En los próximos tres capítulos vamos a estudiar en la Palabra de Dios estas necesidades en la obra misionera.  Dios quiere que cada uno de nosotros ore y provea.  Él llamará a algunos para ir.  ¿Qué parte tiene Dios para ti?

En Mateo 9:38 vemos la petición de oración que Dios nos ha dado. Mejor dicho eso es un mandato de oración.  Imagínate que Dios asistíó a un culto de oración y llamó a todos los santos de Dios para que se junten en el altar, toma sus peticiónes de oración y después ora para ellos.  Imaginate que Dios levanta su mano y comparte su petición de oración con todos.  Creo que eso es la única petición de oración de Jesucristo que puedes encontrar en la Biblia.  La razón que Jesús hizo solamente una petición de oración es porque su deseo nunca cambia.  Su uníca petición de oración es que todo el  mundo escuche el evangelio y sean salvos.  Me siento mal cuando alguíen comparte su petición de oración y yo olvido orar por esta petición.  ¿Puedes imaginar que nosotros olvidamos  orar por la única petición de oración que tiene Dios?

Lea I Samuel 12:23.  Israel dejaba a Dios.  Ellos han rechazado a Dios como su rey e hizo a Saul su rey que era contrario a la voluntad de Dios.  Eso era un pecado horrible.  Samuel sintió que era pecado no orar por Israel.  Si era un pecado para Samuel no orar por Saul e Israel, quienes han dejado a Dios, no sería un pecado para nosotros no orar por los misioneros.  Estoy convencido que nosotros no oramos por nuestros misioneros porque no sabemos como orar por nuestros misioneros.  Solamente sabemos “Dios bendiga a los misioneros.”   Estoy contento que Dios si escucha y puede contestar este tipo de oración, pero estoy convencido que este tipo de oración no cumplirá mucho en lo obra misionera.  En este capítulo vamos a ver tres pensamientos acerca de la oración por misiones.  Confio que Dios hable a nuestros corazones en una manera para cambiar nuestras vidas.

DEBEMOS ORAR QUE LOS MISIONEROS SEAN ENVIADOS

En el versículo 38 vemos la manera en que Dios obtiene su personal.  No es el trabajo de los seminarios, las misiones, o los comites para producir los misioneros.  Los misioneros son llamados de Dios en contestación a las oraciones de la gente de Dios.  Vamos a ver el llamado de los primeros misioneros en Hechos 13:1-4.

Estos versículos nos revela que era un tiempo cuando la iglesia estaba predicando, orando, y ayunando, que Dios les instruyó para apartar y enviar a Bernabé y Saulo.  No sabemos exactamente cuando Dios les llamó pero parece que era en el mismo tiempo.  Yo sé como era un pastor por 17 años, que muchas veces cuando estabamos orando por más obreros, estabamos orando que Dios les envie a nuestra iglesia, no que envien de nuestra iglesia.  Pero Mateo 9:38 nos enseña que debemos orar que los obreros sean enviados de nuestra iglesia  al campo que es el mundo.
La iglesia local no debe ser como la residencia permanente de todos los que son salvos allí.  Aunque es verdad que es la voluntad de Dios que muchos pasen todo su tiempo sirviendo a Dios en su iglesia local, también es la voluntad de Dios que muchos que son entrenados en la iglesia sean enviados al campo misionero para servir a Dios.  La iglesia debe ser un sitio donde el pecador puede ser salvo, entrenado, y establecido en la obra y la Palabra de Dios, pero no debemos ser egoistas.  Debemos tener el deseo de enviar obreros de nuestra iglesia para llevar el evangelio a todo el mundo.  Una buena filosofia de tres partes será:

     1.  Ora que ellos entren- Dios les salva
2.  Ora que ellos crezcan- Que ellos sean fuertes
3.  Ora que ellos salgan- Ellos están sirviendo a Dios

DEBEMOS ORAR POR LOS MISIONEROS PARA QUE SEAN SUSTENTADOS

No solamente necesitamos que los misioneros sean enviados, pero también que los misioneros sean sustentados.  No es suficiente que ellos vayan, también deben quedarse.  Cada pastor y cada miembro de la iglesia que tiene una carga para misiones sabe que no es bueno que un misionero salga al campo misionero, aprenda el idioma y cultura, y por fín cuando puede hacer algo para Dios,  él sale de campo misionero y regresa a su tierra.  Algunos salen por enfermedades, otros por el pecado, otros salen para servir a Dios en otros áreas como ser un pastor o evangelista.  No importa la razón que el misionero sale del campo misionero, lo que es importante es que él ha dejado un lugar que necesita un pastor o misionero.

Asistí a muchos compañerismos de Pastores, campañas, etc. y encontré a un hermano que pensé que estaba en el campo misionero, pero está pastoreando una iglesia aquí en los Estados Unidos.  Yo recuerdo una vez que estaba predicando en una ciudad y pasé por una tienda grande y ví un hombre que yo pensé que estaba en el campo misionero pero estaba trabajando en esa tienda.  No quiero que un misionero vaya al campo misionero si no es la voluntad de Dios, pero como paso todo mi vida predicando en conferencias misioneras y levantando sustento para los misioneros, estoy molesto cuando no se quedan.

Antes que seamos demasiado críticos de los misioneros que salen del campo misionero, vamos a ver cuanto tiempo estabamos orando por estos misioneros cuando estaban allí.  Hace muchos años había una mujer que era amiga de mi esposa que era viuda.  Después de mucho tiempo que murió su esposo, ella conoció a otro hombre.  Ella sabía que no era correcto pero ella se mudo con él y ellos eran covivientes.  Después que ellos estaban juntos por muchos meses, él regresó de su trabajo, tenía una pistola y la mató.  Cuando mi esposa y yo fuimos a su entierro quería saber que iba a predicar el pastor.  Yo pensé si yo estaría predicando este entierro yo no diría mucho acerca de lo que pasó, pero predicaría el evangelio.  El pastor predicó en el entierro diferente.

Después que empezó el entierro, el miró a la familia y la congregación tenía muchas preguntas.  ¿De quién es la culpa que ella muriera?  Él dijo, “yo se que el hombre qué la mató está en la cárcel y que él tiene la culpa.”  ¿Pero, quiero saber quién más tiene la culpa?  ¿Ella era culpable porqué ella sabía que estaba viviendo en el pecado? ¿Era la culpa de su familia? ¿Era la culpa de su iglesia?  ¿Cómo soy su pastor, yo era culpable?  ¿Qué predique las últimas veces que ella estaba en mi iglesia?    El terminó diciendo, ¿Dónde estabamos nosotros y qué estabamos haciendo los días antes que ella se mudó con este hombre? ¿Por qué ella no vino a alguien de su familia o de su iglesia por amistad en vez de mudarse con este hombre?

Yo nunca pensaría que tendría una mensaje que tenía los mismos pensamientos que esta predicación, pero Dios me mostró que antes que critiquemos a los misioneros que están saliendo del campo misionero, debemos preguntar las mismas preguntas.  ¿Qué estaba haciendo yo cuando el diablo estaba atacando al misionero espiritualmente? ¿Cuánto tiempo oró por ellos antes que regresaran a su tierra? Creo que sería bueno que cada pastor y miembro de la iglesia pregunte ¿Cuánto tiempo oro por los misioneros? ¿Qué estaba haciendo yo cuando el misionero estaba luchando con la tentación de salir del campo misionero y regresar a su tierra?  ¿Estaba jugando fútbol, mirando el televisor, o sentandome en mi casa?  No quiero que uds. se sientan culpables, pero ¿puede ser por nuestra falta de oración que los misioneros han fallado en hacer lo obra en la que Dios les llamó?  ¿Cuánto tiempo oras tú por tus misioneros?   ¿Nuestra parte termina cuando damos una ofrenda para misiones y les envian dinero cada mes?  Que Dios nos ayude a contestar estas preguntas honestamente.

Cuando Dios empezó a obrar en mi corazón para orar por los misioneros, entendi que no sabía como orar por los misioneros.  Prometí al Señor que si me muestra como orar por los misioneros, no solamente oraría por ellos, pero también mostraría a otros como orar por ellos.  Dios me mostró ocho aréas para orar por los misioneros.

1.  Debemos orar por ellos fisicamente.  Un misionero que está enfermo no puede hacer la obra como un misionero que tiene buena salud.  Necesitamos orar para que Dios les protega de enfermedades, de virus, amebas, etc.

2.  Debemos orar por ellos espiritualmente.  Este incluye cada area de la vida espiritual del misionero:  sus devocionales, su predicaciones, ganando almas, su iglesia, etc.  Cada cosa que la iglesia hace aquí, el misionero debe hacerlo en el campo misionero.

3.  Debemos orar por ellos mentalmente.  ¿Puedes imaginar como sería para aprender un idioma nuevo, una cultura nueva,  y leyes y gobiernos nuevos que manejan su vida?  Necesitamos orar que el misionero pueda aprender las leyes del pais dónde él tiene que vivir.

4.  Debemos orar por ellos emocionalmente.  Casi todos los misioneros enfrentan choque de cultura.  Muchas veces la esposa y los hijos tienen problemas para acostumbrarse  a un nuevo hogar y estilo de vida que ellos tienen que aprender en el campo misionero.

5.  Debemos orar por su moralidad.  ¿Piensas que porque estás en otro país, otra cultura, y un color diferente de gente, que no hay tentación de pecar?  Muchas veces la tentación sexual es mas en otros países que aquí en los Estados Unidos.  Muchas mujeres en otros países saben que si pueden tener un bebe con un padre Americano que su bebe tendrá doble nacionalidad.  Esto significa que ellas pueden llevar a su bebe a los Estados para vivir.  Muchos misioneros tienen problemas por esa razón.

6.  Debemos orar por ellos socialmente.  El misionero no puede vivir solo.  El tiene que aprender a llevarse bien con otros misioneros, con los que tienen autoridad, y con la gente que él está ministrando.

7.  Debemos orar por su hogar.   Ora por la familia del misionero.  Ora por la relación entre el esposo y la esposa.  Ora por la relación entre los padres y los hijos.  Es malo cuando un pastor o predicador aquí en los Estados cae en el pecado pero si un misionero cae en el pecado, eso significa la caída de la iglesia y el ministerio que él empezó.  Si un misionero pierde su familia, él pierde su ministerio.

8.  Debemos orar por ellos economicamente.  Necesitamos orar continuamente para que Dios supla las necesidades económicas que tienen los misioneros.  Creo que si oramos, Dios puede añadir el sustento que recibe el misionero cada mes.  Dios puede ayudar a algunas iglesias a aumentar el sustento que da al misionero.  Dios puede recordar algunos pastores e iglesias que los misioneros han visitado en su deputación y la iglesia puede empezar a sustentarle.

Como estás leyendo estas aréas de la oración por los misioneros, debes recordar que hay muchos misioneros que están enfrentando estos problemas ahora.  Debemos aprender a orar por ellos constantemente.

DEBEMOS ORAR QUE LOS MISIONEROS TENGAN ÉXITO.

No solamente debemos orar que los misioneros sean enviados, sustentados, pero también que ellos tengan éxito.  No enviamos misioneros al campo misionero para jactarnos cuantos misioneros tenemos.  Los enviamos para hacer una obra para Dios.  Debemos orar para que ellos tengan éxito en su obra.

Cómo estamos orando por el éxito de los misioneros pero no debemos pensar que Dios juzga el éxito como el hombre.  Enviamos un misionero a un país pobre y antes que termine un año allí, él empezó tres iglesias que tiene asistencia de 300 o más los Domingos.  Enviamos otro misonero a Inglaterra, España, Portugal, o Francia y ellos están allí un año y quizas tiene 10 en asistencia los Domingos.  Recibimos una carta de oración de un misionero que dice que 15 o 20 fueron salvos el mes pasado, y después recibimos una carta de un misionero que dice que 1 o 2 fueron salvos el mes pasado.  Si no tenemos cuidado vamos a juzgar al misionero que tiene más numero de asistentes como éxitoso.

Cuando estaba tratando para determinar como juzgar el éxito de un misionero, era como que Dios me hizo una pregunta.  ¿Cómo determinas el éxito por ti mismo?  Me sentí si podía determinar que era el éxito para mí, podría determinar que era el éxito de un misionero.  Entonces, pregunté ¿” Si tengo muchos en asistencia eso signfica que tengo éxito?”  ¿”Yo tengo éxito porque he tenido muchas personas salvos o que predico muchas campañas en un año?” ¿”Qué es el éxito para mí como un predicador y como  un Cristiano?”  Determiné que el éxito debe ser mi fidelidad a estos cuatro principios.

1.  Soy lo que Dios quiere que sea
2.  Estoy yendo dónde Dios quiere que vaya
3.  Estoy haciendo lo que Dios quiere que haga
4.  Estoy cumpliendo lo que Dios quiere que cumpla.

Creo que estos cuatro principios son las guías correctas para determinar el éxito para mí o cualquier cristiano en el mundo.  Si estos principios determinan el éxito para mí entonces también determinará el éxito de un misionero en cualquier parte del mundo.  El éxito para un misionero es si ese misionero es como Dios quiere que sea; ir dónde Dios quiere que vaya; hacer lo que Dios quiere que haga; y cumplir lo que Dios quiere que cumpla.

Antes que salgamos de este capítulo debo enfatizar la importancia de los misioneros orando por sus iglesias y pastores que les sustentan.  Perdóname por mi franqueza, pero siento que si un misionero recibe sustento económico de una iglesia y no ora por esta iglesia, no es un buen misionero.  Creo que los misioneros deben orar por las iglesias  y por los pastores que les ayudan por nombre todos los días si es posible.  Si él no puede orar por cada uno por nombre cada día, él debe orar por ellos como un grupo todos los días y cada uno por nombre por lo menos dos veces a la semana.

Oro que Dios les de la carga a todos los miembros de nuestras iglesias para orar por los misioneros y  que Dios envie obreros al campo misionero, que les sustente, y que tengan éxito en sus ministerios.  Y oro también que Dios les dé la carga a los misioneros para orar por los miembros de las iglesias que trabajan en las empresas, campos y otros lugares de trabajo para tener dinero para dar a los misioneros.  Necesitamos orar unos por otros.

QUE DIOS NOS DE A CADA UNO DE NOSOTROS LA ACTITUD DE ORACIÓN POR NUESTROS COLABORADORES EN EL MINISTERIO DE GANAR ALMAS PARA EL SEÑOR JESUCRISTO.

Comenta con tu cuenta de Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *