El Personal Para Misiones

Hechos 13:1-4

 gente común, o gente especial?, ¿quienes son los misioneros y dónde los encontramos?  Quizás hay alguién que está leyendo o escuchando esta lección y que tieEn este capítulo vamos a ver como escoger la gente correcta para nuestros programas de misiónes.  ¿Los misioneros sonne un deseo en su corazón para ser un misionero.  Quizás uds. tengan preguntas ¿Cómo puedo ser un misionero? ¿Qué puedo hacer para ser un misionero? ¿Cómo debo empezar en la obra misionera?  Con la ayuda de Dios, vamos a contestar estas preguntas en esta lección.  Como siempre debemos buscar las respuestas a esas preguntas en la Palabra de Dios.  Vamos a ver Hechos 13:1-4.  En este estudio vamos a ver cuatro cosas acerca de los misioneros:  su selección, su posición, su sustento, y su comienzo.

I.  Su Selección

En esos cuatro versículos vemos como debemos escoger a los misioneros.  Dios no deja la selección de los misioneros a los comités, seminarios, convenciónes, etc.  Aquí en el versículo 2 encontramos que el misionero es llamado por el Espíritu Santo.  Esto es algo que es un deber del Espíritu Santo.  En estos versículos vemos que el Espíritu Santo llama a los misioneros fuera de la iglesia local.  Dios no va fuera de la iglesia para escoger sus misioneros.  Un hombre que no está trabajando activamente en la iglesia donde está asistiendo, tendrá problemas empezando iglesias en otro país.  No solamente vemos que el Espíritu Santo llama a los misioneros fuera de su iglesia local, también vemos que Él les llama a otro país u otra cultura de gente.  Aunque no está mencionado en este texto, es muy claro en Hechos 26:16-18 que Dios llamó a Pablo a los gentiles.

No solamente encontramos en estos versículos que Dios por medio del Espíritu Santo, llama a los misioneros fuera de la iglesia local, a un país; pero vemos también que la iglesia local les encomienda u ordena a ellos.  Ellos son enviados por la iglesia local.  Quiero enfatizar otra vez que la Biblia no menciona  que las misiones, convenciones, seminarios, etc no tienen el derecho de enviar a los misioneros.  No quiero que piensen que no estoy de acuerdo con la misión,  No tengo una objección en ellos ayudando a la iglesia local a enviar a los misioneros al campo misionero, pero no deben ser enviados por la misión.

No solamente  ellos eran enviados por la iglesia local, ellos tienen que recibir su sustento por la iglesia local.  Otra vez no estoy diciendo que el misionero no puede recibir sustento de algunos de su familia o sus amigos cercanos, pero Dios  ha dado la resposibilidad del sustento del misionero a la iglesia local.  Pablo no levantó su sustento antes de empezar sus viajes misioneros como los misioneros lo hacen hoy en día, pero la Biblia nos enseña que las iglesias le ayudaron en el camino.  El menciona en Filipenses 4:16 que la iglesia de Filipos le envió ofrendas vez tras vez.

El misionero debe aprender a mirar a Dios por su sustento y no solamente al pastor y la iglesia local.  Dios suplirá las necesidades por medio de las iglesias, pero si el misionero empieza a mirar a los pastores en vez que a Dios, se desanimará y quizás tendrá la actitud equivocada hacía el hombre de Dios.  No es correcto que el misionero mire a un club u organización mundana  para su sustento.  Debe mirar a Dios y esperar en Él para provisión y sustento por medio de la iglesia local.

Tercero,quiero decir que el misionero no es solamente enviado por la iglesia local, sustentado por medio de la iglesia local, pero también el misionero debe someterse a la autoridad de la iglesia local.  El misionero debe recordar que la única autoridad que él tiene, es lo que es invertido por medio de su iglesia local.

Antes que salgamos de esta sección, notemos que paso, cuando los misioneros regresaron, ellos han informado a las iglesias locales quienes les enviaron, Hechos 14:26-28.  Yo sé que hay algunos que dicen que estoy enfatizando demasiado la importancia de la iglesia local en la obra misionera, pero le aseguro que no estoy enfatizando la iglesia más que lo que enfatiza la Palabra de Dios.  Para mí la tragedia de los programas misioneros es que ellos estan quitando la carga de las misiones del corazón de la iglesia  a la convención.

II.  Su Posición

Cómo el misionero será una extensión de su iglesia local y las iglesias que le sustenta, debe tener las mismas convicciones y creer en las mismas doctrinas de las iglesias quienes están enviandole. Creo que un misionero debe ser honesto con cualquier iglesia que está considerando sustentarle.  Muchas iglesias tienen un cuestionario que requieren que los misioneros llenen antes que vengan a la iglesia.  Eso es una buena manera para averiguar y tener en un archivo la posición de los misioneros que les sustentan.  Aunque las iglesias tendrán sus propias reglas acerca de la posición de los misioneros, creo que hay algunas cosas que necesito mencionar aquí.

Creo que el misionero tiene que tener las mismas cualidades que cualquier otro hombre de Dios.  Podemos encontrar esas cosas en I Timoteo 3:1-7.  Esas cualidades pueden ser divididos en cuatro partes.  1) Tiene que probarse primero como una persona.  Él tiene que ser irreprensible, sobrio, prudente, decoroso, etc.    2) Tiene que probarse como un compañero, el esposo de una mujer.  3) Tiene que probarse como un padre.  El debe gobernar su casa bien y sus hijos deben estar sujetados a sus padres.  4) Tiene que probarse como un predicador.  Él tiene que ser apto para enseñar, no pendenciero, no codicioso de ganancias, amable, apacible, no avaro, etc.  Creo que esas cualidades son importantes hoy en día  y también creo que la causa de Cristo será más bendecida si las iglesias requieren esas cualidades para todos los hombres de Dios.  Un hombre que no ha probado que puede vivir una vida santa, viviendo con la misma esposa, manejando sus hijos y las cosas de su casa bien, no debe ser enviado al campo misionero para encargarse de las cosas de Dios.  El misionero tiene que probarse como un predicador dónde él vive, antes que las iglesias le envien al campo misionero.   Alguien dijo, “¿Por qué mandar una lámpara a Africa, si no puede alumbrar en los Estados Unidos?”

III.  Su Sustento

Hemos visto que los misioneros deben recibir su sustento por medio de la iglesia local, entonces no vamos a estudiar eso mucho.  Debes ver primeramente el método.  Muchos misioneros especialmente durante los primeros años de su debutación, son desanimados porque algunos de los Pastores y las iglesias  no hacen lo que éllos esperaron  de las iglesias.  El secreto para evitar ese problema es mirar a Dios por su sustento y no a los hombres.  Dios sabe su situación y traerá su sustento en su tiempo de las iglesias en que Dios escoge para sustentar al misionero.  Dios suplirá sus necesidades por medio de sus iglesias, pero el método correcto para el misionero es mirar a Dios y Él suplirá por medio de sus iglesias.

Vamos a ver también la cantidad.  ¿Cuánto sustento necesita  levantar un misionero para ir al campo misionero?  Hay tres cosas que debemos considerar
1) El tamaño de su familia.  Podemos ver que una pareja que tiene buena salud puede vivir más barato que una familia que tiene cinco hijos.  Escuché a un predicador decir que hace años había una pareja joven que preguntó si ¿era verdad que dos personas pueden vivir tan barato como una persona?  El predicador dijo si, uno tendrá hambre y otra no tendrá ropa.  Cada miembro de la familia trae más gastos.
2) La situación económica en dónde el misionero va a trabajar.  El misionero debe tener cuidado, de no vivir  fuera del balance con la gente que el trabaja.  Él no debe vivir muy lujoso cuando la gente con que el trabaja vive en pobreza.  Tampoco el no debe vivir en pobreza si está trabajando con gente que tiene dinero.
3) El alcance o cantidad de ministerio que tendrá será una diferencia en la cantidad de dinero que necesita.  La mayoría de las misiones dejan a los misioneros tener un fondo para su obra.  Eso será para el alquiler de la iglesia, pasajes, materiales que necesitará para su iglesia, etc.  El misionero no debe aprovechar de este fondo para levantar demasiado dinero.

IV.  Su comienzo

Ahora vamos a ver como empieza un misionero.  Supongo que hay alguien que está leyendo eso que dice, “Siento que Dios quiere que yo sea un misionero.”  ¿Que debo hacer y cómo debo empezar?  Voy a darle seis respuestas a esas preguntas.

A.  Orar… Ora por la voluntad de Dios para saber el lugar en dónde debe servirle, la gente con quien vas a trabajar, la preparación que necesitas para servir a Dios, y muchas otras cosas por las que debes orar.

B.   El Pastor… Recuerda que Dios te dió un pastor para dirigirte.  El se preocupa que encuentres y que hagas la voluntad de Dios para tu vida.  Si el es un hombre que está lleno del Espíritu Santo, no debe ser sorpresa que el sabe que Dios está convenciendo tu corazón para ser misionero porque el Espíritu Santo también le mostró a él.  Busca sus consejos y sus oraciónes.  Si él no sabe mucho acerca de misiones, él puede ayudarte a encontrar a alguien que puede ayudarte en el área de misiones.

C.  Prepararse…Recuerda que todo lo que vas a hacer en el campo misionero debes estar haciendolo ahora en tu iglesia local.  INVOLUCRARSE AHORA en la obra de la Escuela Dominical, trabajo de la iglesia, ganando almas y visitación, programas de discipulado, Estudios Biblicos, etc.  Debes averiguar también que tipo de educación vas a necesitar, si has terminado la secundaría, debes considerar un seminario para estudiar.  Habla con otros misioneros, puedes aprender mucho de ellos.  ¡NO DEBES POSTERGARLO, EMPIEZA AHORA!

D.  Progreso…Entra por todas las puertas que Dios abre para tí.  Eso no significa que te sientes y esperas que Dios haga todo.  Cuando tu empiezas a trabajar para ir al campo misionero, Dios abrirá las puertas que Él quiere, para que entres.  Recuerda, el es Dios, el puede abrir puertas que ningún hombre puede cerrar y puede cerrar cualquier puerta y no hay ningún hombre que puede abrir.

E.  Problemas… Sería bueno si esto no estuviera en la lista, pero hemos visto que habrá muchos problemas.  Habrá muchos obstáculos para llegar al campo misionero.  Habrán problemas con su carne; su carne nunca quiere obedecer a Dios.  Habrán problemas con su familia.  Algunos no entenderán su carga y deseo para ir al campo misionero y no quieren que vayas. A veces los esposos sienten el llamado para ser un misionero pero la esposa no.  Muchos misioneros fallan aquí porque tratan de dar la misma carga que ellos tienen a su esposa o a sus hijos en vez de esperar a Dios para dar la misma carga en sus corazónes.  Hombres, no empujen a llevar esa carga, denle a Dios tiempo para trabajar.

Habrán problemas económicos.  La cantidad que necesitas para ir al campo misionero parecerá imposible para levantar, pero debes recordar si Dios te ha llamado para ser su siervo, es Su responsibilidad para proveer el dinero que necesitas para ir.  Hay un dicho que mucha gente usa, “Dónde Dios guia,  Dios provee.”  Ese dicho es verdad hoy en día también.  Puedes depender de Dios.

Debes aprender ahora, que habrán problemas con los enemigos.  El diablo mandará muchas dudas, desvíos, y muchas otras cosas para desanimarte y hacer que dejes de servir a Dios.  Cuando esos problemas vengan, quédate en la Biblia, quédate de rodillas, y cómo Cristo mira adelante y encontrarás gracia para seguir adelante con los ojos puestos en el gozo que hay más adelante.  Pon tus ojos en el Salvador, tu nariz en la Palabra de Dios, tu corazón en las almas que serán salvas, y en el tribunal de Cristo.  Esto te dará fuerza para continuar cuando todos las fuerzas del infierno están contra ti.

F.  Probar… Cuando estás orando, preparando y progresando para ir al campo misionero, vas a  preguntar si en verdad esto es la voluntad de Dios para tu vida.  Pero por medio de todo eso, Dios se probará a si mismo fiel.  Quizás tendrás obstáculos y problemas pero Dios le ayudará durante esos tiempos.  Dios nunca ha fallado en probarse a si mismo.  No va a fallarte.

Hay tres cosas que podemos ver si estamos haciendo la voluntad de Dios para nuestras vidas.  Las Enseñanzas de las Escrituras,  la guia del Espíritu Santo, y como Dios trata las situaciones  que hay en su vida.  Él puede abrir cualquier puerta, suplir cualquier necesidad, y llenar cualquier deseo que tienes cuando estas haciendo su voluntad.  Ahora te ruego, si Dios está convenciendo tu corazón, no debes postergarlo, AHORA ES EL TIEMPO ACEPTADO, DEBES EMPEZAR HOY.

Iglesias Indígenas – Una iglesia indígena es una iglesia que puede sobrevivir en su propia región.  La iglesia indígena consiste de tres cosas:

  1. Se puede sostener a travez de los diezmos y ofrendas de los hermanos de la iglesia.  No dependen de otras iglesias u otras misiones para pagar sus gastos.
  2. Se puede reproducir asi misma.  En otras palabras puede producir sus propios lideres y otras iglesias.
  3. Se puede sobrevivir en su propia cultura.  No es iglesia Norteamericana pero es Iglesia Peruana.

Iglesia Autónoma- La autonomia de la iglesia local significa que se gobierna por si misma.  La iglesia autónoma no depende de otras asociaciones, misiones, denominaciones u otras iglesias para gobernarse.  Puede hacer sus propias decisiones porque es iglesia independiente.

Comenta con tu cuenta de Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *