Lo Que Misiones Puede Hacer Para una Iglesia Local

Gal. 6:7-9, II Cor. 9:6

La Gran Comisión fue dada a la Iglesia local.  En Hechos capítulos 13-14 los primeros misioneros fueron enviados por la Iglesia local.  Ellos fueron ordenados por la Iglesia local y cuando volvieron tenían que dar cuenta de su ministerio a la Iglesia local.  En este capítulo yo quisiera ver los beneficios de un programa misionero en la iglesia local.

La mayoría de los miembros de nuestras iglesias no entienden lo que es misiones según la Biblia.  Ellos piensan que misioneros son extranjeros que vienen a sus iglesias solamente para llevar su dinero.  Ellos piensan que los misioneros están usando su iglesia para recibir su dinero.  La verdad es que el misionero no usa a la iglesia sino la iglesia usa al misionero para extender su ministerio a otros partes del mundo.  El misionero es un vehículo o instrumento que la iglesia puede usar para transportar y extender su ministerio hasta lo último de la tierra.  Por lo tanto la realidad es que el misionero no usa la Iglesia pero la Iglesia usa al misionero para llevar acabo la Gran Comisión que fue dada a la iglesia.  El Señor no dió la responsibilidad de la Gran Comisión al misionero pero  si a la iglesia.  El Señor dió a la iglesia misioneros para llevar el ministerio de la iglesia local al mundo.  Ahora vamos a ver la ley de la siega.  En la ley de la siega hay cuatro principios básicos.

  • Siega lo que siembra. Gal. 6:7-8
  • Siega después que siembra. Gal. 6:9
  • Siega más de lo que siembra.
  • Siega según la cantidad que siembra. 2Cor. 9:6

“Por que el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; más el que siembra para el Espíritu del Espíritu segará vida eterna (Gal. 6:8)  Yo quisiera hablarles de la segunda parte de este versículo.  Dios quiere que sembremos para el Espíritu.  Debemos sembrar la semilla de la Palabra de Dios.  “El que siembra para el Espíritu; del Espíritu segará vida eterna.”  Eso no significa que nosotros mismos podemos recibir vida eterna si sembramos.  La salvación no es por buenas obras.  Ef. 2:8-9  Este versículo nos enseña que si sembramos para el Espíritu otros pueden ser salvos y nosotros podemos recibir una recompensa.  En otras palabras si nosotros sembramos la semilla de la Palabra de Dios, otros pueden ser salvos y nosotros podemos recibir una recompensa.  Ahora vamos a ver los  beneficios de un programa misionero en la iglesia local.

1.  Misiones dará fe a la Iglesia Local.

Uno de los beneficios más grandes de un programa misionero es que dará fe a los miembros de la iglesia.  Hay tres cosas que Dios puede usar para fortalecer la fe en su iglesia.
Primero Dios va a usar la predicación de las Escrituras. Debe haber predicación sobre el tema de misiones. Rom. 10:17

La segunda cosa que el Espíritu Santo va a usar para fortalecer la fe de su iglesia son los testimonios de los misioneros.  Normalmente en una conferencia misionera los misioneros cuentan su testimonio de lo que Dios hizo en su vida y lo que van a hacer en el campo misionero.

La tercera cosa que Dios va a usar para fortalecer la fe de su iglesia son expresiones de satisfación de las personas que están haciendo la voluntad de Dios en cuanto a misiones.  Satisfación viene cuando hemos obedecido la Gran Comisión.  Dios va a enriquecer las vidas de las personas que están cumpliendo con sus deberes en cuanto a la Gran Comisión.  2Cor. 9:11

También hay satisfación sabiendo que vamos a recibir una recompensa ante el tribunal de Cristo por haber obedecido la Gran Comisión en vez de escuchar “Su sangre yo la demandaré de tu mano.”  Ez. 33:8

2.  Misiones dará fuego a la Iglesia Local.

El resultado de un avivamiento verdadero es evangelismo mundial.  El fuego de avivamiento arde más cuando tenemos la actitud correcta en cuanto a misiones.  Si damos importancia a misiones en la iglesia, estamos acercandonos al corazón de Dios.  Misiones es el corazón de Dios. Si amamos misiones, amamos lo que Dios ama.  Cuando pensamos acerca de misiones, estamos pensando acerca de lo que Dios piensa.

Cuando pensamos acerca de misiones, somos más conscientes de las almas perdidas.  Vemos miles de personas cada día que no conocen a Cristo ni saben que Dios les ama y Cristo murió por ellos.  Cuando pensamos acerca de misiones, somos más conscientes de nuestro Salvador que ama a todo el mundo.  Debemos reconocer que Dios ama a las personas de Africa como Él ama a las personas de Europa, como ama a las personas de Perú.  “Dios no hace acepción de personas.”  Hechos 10:34.

Cuando estamos conscientes de las almas perdidas, el Salvador que les ama, y el Espíritu Santo que nos guía, podemos sentir los fuegos de evangelismo ardiendo en la iglesia y en nuestras corazones.

3.  Misiones Edificará el Compañerismo en La Iglesia Local

Muchas iglesias tienen divisiones, discusiones, y problemas porque no están enfatizando misiones.  Esas Iglesias dan importancia a las cosas secundarias, por lo tanto tienen discusiones y problemas.

Todos los miembros de la iglesia deben participar en la Promesa de Fe para financiar el programa misionero de su iglesia.  Cuando los miembros de la iglesia se dan cuenta de su responsibilidad de la Gran Comisión, no van a ser egoistas en cuanto a su ofrenda misionera.

4.  Misiones Ayudará las Finanzas de la Iglesia Local

Es imposible dar demasiado a Dios.  No podemos dar demasiado a Dios porque Dios es el dueño de todas las riquezas.  Mat. 6:33  El reino de Dios no es la iglesia local sino la evangelización de los perdidos.  Después que la Iglesia de Filipos envió una ofrenda misionera al apóstol Pablo, Pablo les dijo, “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.”  Si podemos confiar en Dios en cuanto a nuestros finanzas, Dios suplirá nuestras necesidades.  La cuchara más pequeña de Dios es más grande que nuestra pala.  Dios puede y nos dará mas de lo que le damos a  Él. Lucas 6:38  Dios nos dará para dar a otros pero no para guardar para nosotros mismos.

5.  Misiones Ampliará el Campo de la Iglesia Local.

El campo misionero es muy limitado para la iglesia local que no apoya a misioneros.  La mayoría de las iglesias podían alcanzar solamente alrededor de 4 kilometros.  Por lo tanto deben apoyar a misioneros para ampliar su alcance.  Misioneros son vehículos o instrumentos que la iglesia puede usar para transportar y ampliar su ministerio a otras partes del mundo.

El misionero es simplemente un administrador de una sucursal de su iglesia o una extensión del ministerio de su iglesia local.  Los bancos e instituciónes financieras tienen sus oficinas principales en Lima y la mayoría de ellos también tienen sucursales por todo Perú.  Las sucursales son muy importantes para ampliar su alcanze.  De igual manera la obra misionera es como un sucursal de la iglesia local.  La diferencia de los bancos y las iglesias es que los bancos no quieren que sus sucursales sean independientes pero la meta de las iglesias es que sean independientes, indígenas, y autónomas.

Cuando la iglesia apoya a más misioneros está ampliando su ministerio.  Nuestro campo es el mundo (Mat. 13:38).  La manera más económica para evangelizar el mundo es apoyando misioneros que están trabajando en otras partes del mundo.

6.  Misiones Ayudará el Futuro de la Iglesia Local

Dios va a proteger la Iglesia que se dedica a misiones.  Dios quiere que su evangelio sea predicado a todas las naciones.  Por lo tanto Dios va a bendecir a las iglesias que están llevando el evangelio hasta lo último de la tierra.  Esas iglesias van a disfrutar de la presencia de Dios, la paz de Dios, y la protección de Dios.  También Dios va  a cuidar y proveer para las necesidades de las personas que dan a misiones.  No podemos dar demasiado a Dios.  Nadie puede decir  “Yo dí a misiones pero Dios no me dió nada.”

7.  Misiones Dará Una Recompensa Final a la Iglesia Local

La iglesia no debe ser egoísta.  Muchas veces la Iglesia quiere gastar todo su dinero para mejorar su templo y después no tiene dinero para dar a misiones o no sigue apoyando a sus misioneros cuando están construyendo su templo.  Todas las cosas temporales como el templo y las sillas de la iglesia serán dejadas aquí en la tierra cuando Cristo venga otra vez en el rapto.

La recompensa final de la iglesia estará ante el tribunal de Cristo cuando vemos el fruto de nuestras oraciónes por la salvación de un mundo perdido, ofrenda misionera, y nuestro trabajo de amor.  Se imagina Ud. que está ante el tribunal de Cristo o en el cielo y alguién se le acerca para agradacerle por su ofrenda misionera y trabajo de amor.  Yo creo que cuando vayamos al cielo, vamos a ver y conocer los frutos de nuestro trabajo y ofrenda misionera.

Una iglesia no puede ser una iglesia neotestamentaria si no está llevando acabo la gran comisión de nuestro Señor resucitado.  Dios va a bendecir ricamente las iglesias que dan con sacrificio a misiones.  Una iglesia que no está cumpliendo la gran comisión es solamente un club social.

Comenta con tu cuenta de Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *