Ganando Almas

Hechos 8:26-39

El estudio de misiones no será completo sin mirar ganando almas.  Evangelismo en grupos grandes es maravilloso, pero el misionero con éxito debe involucrarse en evangelismo personalmente.  Algunas usan los temas ganando almas, testificando, o evangelismo personal, alcanzando la gente que no conocen a Cristo es necesario en la obra de misiones.  También es verdad en las iglesias locales aquí en Los Estados Unidos.  Casi todos los que vemos que han aceptado a Cristo fueron salvos durante nuestros cultos en la iglesia.  Gracias a Dios por eso, pero estamos perdiendo muchas bendiciones y estamos dejando a muchos ir al infierno porque no estamos ganando almas.

Ganar almas no es algo nuevo en nuestra generación.  Es tan antiguo como el Nuevo Testamento.  Jesús si alimentó a las multitudes.  Él si predicó y enseñó a muchos la Palabra de Dios.  Pero, también Él ganó almas.  Él ganaba almas uno por uno.  En el tercer capítulo de Juan, Él está testificando personalmente, a un hombre que se llama Nicodemo.  En Juan capítulo cuatro, Él está testificando a la mujer de Samaría el lado del pozo de Jacob.  En Juan cinco, Él está testificando personalmente al hombre al lado de la piscina de Betesda.  Pablo y Silas ganó a Lidia, el carcalero de Filipos, y otros a Cristo uno por uno.   En Proverbios 11:30 la Biblia dice, “El fruto del justo es árbol de vida; Y el que gana almas es sabio.” 

Es triste pero la gente hoy en día en nuestra iglesias bautistas independientes se burlan de la idea de ganar almas.  La primera razón es porque hay muchas iglesias que han usado el ganar almas solamente como una manera para buscar números en sus iglesias.  El error en su manera de ganar almas ha causado a muchos detenerse de ganar almas completamente.  Dos equivocados no hace uno correcto.  Uno de las debilidades mas grandes que tenemos hoy día en nuestras iglesias bautistas independientes, nuestros colegios, seminarios, y nuestros campamentos es que no estamos ganando almas.  Es una vergüenza pero muchos de nuestros miembros de la iglesia no saben como tomar la Palabra de Dios y ganar alguién a Cristo.   En Daniel 12:3 la Biblia dice, “ Los entendidos resplandecerán como el resplandor del firmamento; y los que enseñan la justicia a la multitud, como las estrellas a perpetua eternidad.”  Aunque debemos estar en contra del error de ganar almas tratando de vender el evangelio, debemos aprender como ganar almas correctamente y debemos estar ocupados haciéndolo.

En cuanto a ganar almas, siempre debes distinguir entre la parte de Dios y la parte del hombre.  Nunca debemos de ver el ganar almas como algo que solamente se puede cumplir por el esfuerzo humano.  Los pecadores no son salvos solamente por el poder de los hombres, su personalidad, su plan o como actúa, pero si por la obra de la gracia de Dios.  Los pecadores vienen a Cristo por el poder del Espíritu Santo trabajando junto con las Escrituras.  La parte del hombre es presentar el evangelio de Cristo fielmente y con fervor.  Después el Espíritu Santo usará el evangelio para traer hombres a Cristo.  En Romanos 1:16 dice, “Porque no me averguenzo del evangelio, porque es poder de Dios para salvación a todo aque que cree; al judio primeramente, y también al griego.”  

Aquí hay algunas pasajes que magnifica la obra del Espíritu Santo y la gracia de Dios en salvar a los pecadores.  En Juan 6:44 leemos “Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día prostrero.”  En Juan 16:8 dice, “Y cuando Él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio.”  La obra del Espíritu Santo en la salvación se encuentra en II Corintios 7:10 “Porque la tristeza que es según Dios produce arrepentimiento para salvación, de que no hay que arrepentirse; pero la tristeza del mundo produce muerte.”  En Romanos 2:4 leemos, “¿O menosprecias las riquezas de su benignidad, paciencia, y longanimidad, ignorando que su benignidad te guía al arrepentimiento?    Entonces vemos que las Escrituras claramente nos enseña que el Espíritu Santo usa el evangelio para traer los pecadores a reconocer sus pecados, confesar sus pecados, y arrepentirse de sus pecados.  Es solamente cuando el Espíritu Santo hace esa obra en la vida de un pecador que él puede voltear al Salvador y ser salvo por la gracia de Dios.  Esa es la parte del Espíritu Santo de traer a los pecadores a Jesucristo.

Cuando el Cristiano está presentando el evangelio de Cristo a un pecador, debe orar que el Espíritu Santo obre en el corazón del pecador y le salve.  Debemos reconocer que debemos ser el ganador del alma no debemos ser el Salvador.  Mira al trabajo del Espíritu Santo en la conversión del Eunuco de Etiope como Felipe está fielmente y con fervor usa las Escrituras y le presenta a Cristo a él.  Puedes leerlo en Hechos 8:26-35.  Como pasó en esa historia podemos asegurarnos que el Espíritu Santo obrará con nosotros cuando estamos obedientes en presentar el evangelio a los que no conocen a Cristo.

La palabra hombre está mencionado tres veces con tres adjetivos diferentes.  En versículo 27 vemos “un ”. Este hombre habla del pecador.  En versículo 31 vemos “alguno”.  Este habla del ganador del almas y en versículo 34 vemos “algun otro”.  Este hombre es el Salvador.  Estamos más interesados en el segundo hombre, el ganador de almas en esta historia, pero vamos a ver también a los otros dos.

Un Hombre, El Pecador

El primer hombre que vemos en esta historia puede ser describido como el pecador.  No sabemos mucho acerca de ese hombre, pero podemos aprender tres cosas del contexto de este pasaje de la Palabra de Dios.  Primero en el versículo 27, vemos su posición.  “Entonces él se levantó y fue.  Y sucedió que un etíope, eunuco, funcionario de Candace reina de los etíopes, el cual estaba sobre todos sus tesoros.”  El pecador puede tener una posición muy importante, pero su posición no lo salvará de una vida de pecado y una eternidad en el infierno.

La segunda cosa que vemos acerca del pecador es su tradición.  El era una persona muy religiosa.  En la útlima parte de los versículos 27-28 leemos que él “había venido a Jerusalén para adorar, volvía sentado en su carro, y leyendo al profeta Isaías.” Otra vez tenemos que reconocer que yendo a la iglesia y leyendo la Palabra de Dios es una buena tradición, pero no salvará un pecador.

Tercero en los versículos 29-31 vemos su condición.  Si, él tenía una buena posición y una buena tradición, pero lamentablemente, la posición y la tradición no produce la salvación.  Su condición es que él es todavía un pecador yendo al infierno.  Él asistió a la iglesia.  Él estaba leyendo la Palabra de Dios, pero todavía es un pecador.  Aunque todos los pecadores no son tan ansiosos para escuchar la Palabra de Dios como este hombre, hay muchas personas como ese hombre que están esperando por alguién a venir y guiarles a Cristo por medio de la Palabra de Dios.

Algun Hombre, El Ganador de Almas

Ahora vemos el segundo hombre en esta historia.  Vamos a llamarle el ganador de almas.  Él es la persona que trae al evangelio al pecador.  Hay tres verdades importantes en esta historia que revela como Felipe ganó a ese pecador a Cristo.

Primero, Siguiendo el Espíritu le llevó a la persona correcta(vs. 26-27).  Para ser un ganador de almas que lleva mucho fruto, uno tiene que aprender como seguir el liderazgo del Espíritu Santo.  El Espíritu Santo sabe dónde están los pecadores.  Aunque cada hombre sin Cristo es un pecador, cada hombre sin Cristo no está listo para ser salvo.  Es evidente que el Espíritu Santo estaba obrando en el corazón del eunuco antes que llegó Felipe.  El Espíritu Santo sabe que pecadores están abiertos al evangelio.  Él sabe cuales pecadores estan listos para ser salvos.  Siguiendo el Espíritu Santo, le llevará al ganador de almas al pecador correcta como le llevó Felipe al eunuco de Etiope.  Los hombres antiguos de Dios siempre dijeron, “Cuando el Espíritu Santo está obrando en tu corazón en cuanto a testificar a un pecador, también estará obrando en el corazón del pecador.”  Yo creo que esto todavía es la verdad hoy en día en nuestra generación.  Que Dios nos enseña como ser sensible a escuchar y obedecer el liderazgo del Espíritu Santo.

La segunda verdad en esta historia del ganador de almas es familiaridad con las escrituras le dio  poder correcto, vs. 35, “Entonces Felipe, abriendo su boca, y comenzando desde esta escritura, le anunció el evangelio de Jesús.” Porque Felipe sabía las escrituras, él tomó la porción de las escrituras dónde el eunuco estaba leyendo y predicó a Jesús.  El pasaje dónde estaba leyendo era Isaías 53, ese es un pasaje muy facíl para predicar a Jesús.  Quizás no hay otro capítulo en el Antiguo Testamento que presenta la muerte, el entierro, y la resurreción como este pasaje.  Este capítulo muestra el sacrificio sustituto y sufrido por Jesucristo.  Lo presenta como el cordero de Dios que quita todos los pecados de este mundo.  A veces las preguntas que preguntan los pecadores no son tan facil como las preguntas del eunuco, pero nunca debes discutir las doctrinas con los pecadores.  Si él te pregunta otra pregunta que no tiene nada que hacer con la salvación, debe guiarle otra vez a la cruz.  I Corintios 15:1-4 nos enseña que el evangelio es la muerte, el entierro, y la resurrección del Señor Jesucristo.  Recuerda Romanos 1:16 “Porque no me averguenzo del evangelio, porque es (el evangelio)PODER DE DIOS PARA SALVACIÓN a todo aquel que cree; al judio primeramente, y también al griego.”  (Enfasís del autor) No vas a guíar a un pecador a Cristo en ninguna otra manera.  Quizás tendrás una profesión de la fe, pero el pecador seguirá en sus pecados.  SIEMPRE DEBES DARLE UNA PRESENTACIÓN CLARA DEL EVANGELIO.  Este es la única esperanza para recibir salvación.

La tercera verdad que aprendemos en esta historia del ganador de almas es la fidelidad de compartir a Cristo consigió la profesión de la fe correcta.(vs. 36-37).  Es importante notar que Felipe no habló acerca del calor que había en el desierto.  No ganarás a los hombres por medio de hablar acerca de el clima, deportes, política, u otro tema popular del día.  Debemos compartir a Cristo.  Había tiempos en mi vida cuando compartí el evangelio y había gente que eran salvos.  Eso me hace pensar cuantos pecadores habían que debería compartir el evangelio  y no lo hice.  ¿Cuántos seguirán en sus pecados o morirán en sus pecados e irán al infierno porque no fui un testigo fiel para ellos? Hay algunos que creen en lo que se llaman evangelismo del estilo de la vida- ganando gente a Cristo por medio de vivir una vida santa al frente de los pecadores.  Aunque viviendo una vida santa al frente de los pecadores es muy improtante Romanos 10:17 dice, “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.” El eunuco no hubiera sido salvo si Felipe llegaría en su carro, viviera una vida santa ante el eunuco, y nunca abrió su boca para testificar a él.  Alguién dijo hay dos lados al evangelio un lado es algo que vienes y esuchas.  El otro lado es algo que vayas y cuentes.  Dios nos ayuda a ser fiel en llevando pecadores a Cristo por medio del poder del evangelio.

Algún Otro Hombre, el Salvador

Me gustaría escuchar a Felipe predicar a Jesús al eunuco del capítulo 53 de Isaías.  Me gustaría saber si él usó uno de esos siete pensamientos.

  1. Me gustaría saber si él predicó acerca de la sumisión de Cristo como leemos en el versículo 2.
  2. Me gustaría saber si Felipe lloró cuando predicó acerca del sufrimiento de Cristo en los versículos 3-5. 
  3. Me gustaría escuchar a Felipe predicar en cuanto a la sustitución de Cristo en los versículos 4-5.
  4. Me gustaría saber que dijo Felipe en cuando al silencio de Cristo en el versículo 7.
  5. Después imáginate a Felipe predicando acerca del sacrificio de su muerte en el versículo 8. 
  6. Y Por supuesto Felipe predicó que Cristo nunca ha tenido pecado en el versíuclo 9.
  7. Después seguro que Felipe predicó en cuanto al éxito de Cristo en los versículos 10-12. 

El texto de versículos 10-12 es asombroso.  Puedes ver verbos en el futuro ocho veces después que Cristo fue hecho una ofrenda por el pecado en el versículo 10.  Este está hablando acerca de un hombre muerto con un futuro.  Esto tiene que hablar de la resurrección.

Las Escrituras Que Debes Usar Cuando Estás Testificando

Cuando estás hablando con los pecadores, no habrá dos personas iguales.  Debes orar mucho por el liderazgo del Espíritu Santo y debe ser sensible a su liderazgo cuando estás testificando a un pecador.  Uno de los planes más facíl y bueno es el plan de la salvación que se encuentra en Romanos.

  1. Romanos 3:23, Esto enseña que todos hemos pecado.  Tú, yo, y todos
  2. Romanos 5:12, Esto nos enseña porque somos pecadores
  3. Romanos 6:23ª, Esto nos enseña que es el resultado del pecado.
  4. Romanos 6:23b, Esto nos enseña que Dios tiene una alternativa.
  5. Romanos 5:8, Esto explica la base del regalo de Dios de vida eterna.
  6. Romanos 10:9-10, Esto explica la parte del hombre en la salvación
  7. Romanos 10:13, Si el Espíritu Santo ha trabajado una obra de arrepentimiento y fe en el pecador cuando estabas usando las Escrituras mencionadas, es tiempo que el pecador actúa en la obra de gracia por medio de llamar, confesar, y clamar el nombre del Señor.

Otras Escrituras que Son Buenas Para Testificar

  1. Efesiós 2:8-9 nos enseña que la salvación es un regalo gratís de Dios.
  2. Juan 3:16 nos enseña porque un regalo es posible.
  3. Juan 1:11-13 nos enseña como recibir el regalo de Dios.
  4. Aunque está referiéndose a la iglesia de Ladocía, Apocalípsis 3:20 es un buen versículo para usar cuando estás testificando.
  5. SI ES UNA PERSONA MUY DURA, DEBES SEGUIR CLAMANDO EL PODER DE ESTE LIBRO, LA SANGRE, Y EL BENDITO ESPÍRITU SANTO.  Debes seguir repitiendo versículos en cuanto a la sangre, Exódo 12:13, Efesiós 1:7, Colosenses 1:20, Hebreos 9:11-12, Hebreos 9:14c, I Juan 1:7; Apocalipsis 1:5; y Apocalipsis 12:11

Testificando Afuera de la Iglesia

DEBES ORAR MUCHO Y SER SENSIBLE AL ESPIRITU SANTO CUANDO ESTAS TESTIFICANDO.

EN TESTIFICANDO A ALGUIEN QUE CONOCES

  1. Ora que Dios te dé una buena oportunidad para testificar a ellos.
  2. Recuerda no puedes forzar la salvación a otra persona.
  3. Sé persuasivo, pero no debes estar discutiendo.
  4. Debes usar las Escrituras mucho.
  5. No debes estar distraído por medio de preguntas de otras doctrinas.

EN TESTIFICANDO A EXTRANJEROS

  1. Debes repartir folletos y hablar a las personas acerca de su salvación y espera que el Espíritu Santo abre la puerta para testificar más.  Si el Espíritu Santo no está guiándote a testificar más, debes dejar esa persona solo.  Debes orar para que él lea el folleto y el Espíritu Santo usará el folleto y te dá otra oportunidad para testificar a él.  Es mucho mejor para salir con una puerta abierta para regresar y testificar que cerrar una puerta por sus acciones o actitud.
  2.  Aquí hay una sugerencia en como debes testificar a un extranjero durante la visitación. Debes hablar con ellas acerca de su
    1. Familia
    2. Su carerra
    3. Su religion
    4. La cosa más importante- ¿Eres salvo?

Otra vez te digo que debes orar mucho y ser sensible al Espíritu Santo.  El Espíritu Santo debe trabajar en el corazón del pecador.   Recuerda, usa la Palabra de Dios, Romanos 1:16; I Pedro 1:23; Romanos 10:17; y Hebreos 4:12.

Aconsejando Gente en El Altar

Cuando alguién viene al altar durante un culto, puede usar los pasos siguientes.

    1. Debes llegar a ellos inmediatamente.
    2. Si ellos están muy emocionales que no pueden escucharte, debes hacer lo siguiente:
  1. Pregúntales que necesidad tiene.  ¿Por qué viniste al altar?
  2. Usa las Escrituras para ayudarles encontrar la respuesta a su necesidad.
  3. Pídeles orar contigo haciendo la confesión o el compromiso que ellos necesitan hacer.
  4. Instrúyeles a clamar las promesas de la Palabra de Dios por fe.
  1. Si la persona llega al altar muy emocionada y no puedes hablar con ellos, debes orar con ellos primero y después hacer los pasos mencionados arriba.

Las Respuestas a Los Problemas Diferentes que la Gente Puede Tener

  1. ¿Cómo puedo saber si Dios realmente puede salvarme? Lucas 19:10; I Timoteo 1:15; Apocalipsis 22:17
  2. ¿No se si Dios está hablando conmigo o no? Juan 6:44; Juan 16:7-8
  3. Dios no puede salvarme porque soy demasiado malvado.  Marcos 2:17; I Timoteo 1:15
  4. ¿Dios puede perdonarme de todos mis pecados pasados?  I Juan 1:7b; Apocalipsis 1:15; Isaías 1:18
  5. He tratado o estoy tratando de ser salvo, pero Dios no me salvará.  Juan 6:37 Hay que recordarles que la salvación no es tratando, pero es confiando.  Tito 3:5-8
  6. ¿Cómo puedo saber realmente si Dios murió por mi? Juan 3:16-17; Hebreos 2:9
  7. ¿Qué Tengo que Hacer para ser salvo? Efesios 2:8-9; Juan 1:11-13

Cuando Estas Aconsejando a Un Pecador

Proverbios 13:15b; Proverbios 28:13; Salmos 66:18; I Juan 1:8-10

  1. Hay que recordarles del resultado del pecado de Noemí en el capítulo 1 en el libro de Rut.
  2. Hay que recordarles del resultado del pecado de David in II Samuel 11 y 12.
  3. Hay que recordarles del resultado de la rebeldía de Lot en Genésis 19.
  4. Hay que recordarles del tiempo del hijo pródigo estuvo con los chanchos en Lucas 15:11-24.

Cuando Estas Aconsejando a los Que Están Cansados o Débiles

I Pedro 5:7; Mateo 11:28-30; Hebreos 4:14-16; I Juan 4:4

Cuando Estas Aconsejando a los que Tienen Cargas Pesadas

I Pedro 5:7; Salmo 55:22; Salmo 37:25

Comenta con tu cuenta de Facebook

Deja un comentario