La Gran Comision

La Base de Evangelismo Mundial

Mateo 28:18-20; Marcos 16:15, 16; Lucas 24:46-48; Hechos 1:8

Es importante tener una base sólida acerca de lo que es misiones, esos cuatro pasajes en el Nuevo Testamento son conocidos como la Gran Comisión, no son cuatro comisiones diferentes sino que la comisión es una sola dada a la iglesia por el Señor resucitado.  La Gran Comisión es el último mandato del Señor y debe ser nuestra primera prioridad.

Antes de empezar nuestro estudio de la Gran Comisión primeramente debemos determinar si es una opción o un mandato, también si es una opinión o una obligación.  Las Escrituras nos revelan que es un mandato divino.  No es una opción, es nuestra obligación dado por Dios a la iglesia.  Cada iglesia y cada cristiano tiene la responsabilidad ante Dios de estar involucrado en llevar a cabo la Gran Comisión.  Cualquier grupo de gente puede llamarse iglesia, pero si no estan cumpliendo con la Gran Comisión son nada más que un club social. Quizás ellos están haciendo buenas cosas sin embargo no están cumpliendo con lo más importante.

Básicamente el contenido de la Gran Comisión puede ser dividida en tres partes.  La responsabilidad de la Iglesia neotestamentaria es (1) Evangelizar, (2) Bautizar y (3) Establecer.  Es importantisimo que demos tiempo suficiente para aprender las tres partes.

Vamos a ver la Gran Comisión dado en Mateo 28:18-20.  En el versículo 18 encontramos que el Señor resucitado dió a su iglesia el poder para llevar a cabo la Gran Comisión.  La palabra “poder” significa “autoridad delegada”, como el Padre delegó toda autoridad al Hijo, el Hijo ahora está delegando esa autoridad a su iglesia.  Ya tenemos todos los recursos de Dios a nuestra disposición para llevar a cabo su Comisión. En los versículos 19, 20 la iglesia tiene una responsabilidad grande.  En la última parte del versículo 20 la iglesia tiene una recompensa grande, “He aquí yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo, amén.”  Para entender la Gran Comisión vamos a estudiar la palabra “Id”.

1.  “Id” ¿quién?

¿Quién se involucra a llevar a cabo la Gran Comisión? El versículo dice “Id”.  El verbo significa que tu debes ir.  En Mateo 21:28, el padre dijo al hijo “hijo ve hoy a trabajar en mi viña”. En Lucas 14:23, el Señor dijo a su siervo “ve por los caminos y por los vallados, y fuerzales a entrar, para que se llene mi casa”  Todas las personas que son salvos son santos hijos de Dios y siervos de Dios.  Dios manda a todas las personas salvas para llevar a cabo la Gran Comisión.

2.  “Id” ¿dónde?

¿Dónde vamos a ir? En Mateo dice “a todas las naciones”. En Marcos dice: “Id por todo el mundo”.  En Lucas 14:21 dice: “por las plazas y las calles de la ciudad”, versículo 23 dice: “por los caminos y por los vallados”. Estos versículos nos enseñan que no podemos predicar en un lugar equivocado o a una gente equivocada.  Hebreos 2:9 dice “por la gracia de Dios gustase la muerte por todos”  Por lo tanto cada persona debe tener una oportunidad de oír las buenas nuevas de la salvación por medio de Jesucristo.

3.  “Id” ¿qué?

La Gran Comisión puede ser dividida en tres partes.  La responsabilidad de la iglesia neotestamentaria es lo siguiente:

Evangelizar

Evangelización significa encontrar a un pecador y alcanzarle con el evangelio de Jesucristo. Hay dos palabras usados en los versículos de la Gran Comisión que nos enseña como alcanzar a los pecadores. En Mateo 28:19,  nuestro Señor usa las palabras hacer discípulos. En Marcos 16:15, el Señor usa la palabra predicar, no hay contradicción entre las dos palabras, debemos hacer discípulos y también predicar. El Discipulado también significa enseñar. Para evangelizar primeramente debemos discipular y enseñar el evangelio, para que el pecador tenga conocimiento de su pecado.  El pecador debe saber que necesita al Salvador, quién es el Salvador, y­ cómo se puede acercar al Salvador. Después el pecador debe tomar una decisión de lo  que ha aprendido, puede recibir a Cristo ó rechazarlo.  El pecador es responsable de lo que ha aprendido acerca del evangelio.

Predicación verdadera siempre va a contener el elemento de la enseñanza y también del discipulado. Evangelismo es enseñando y predicando el evangelio para alcanzar gente con el Evangelio de Jesucristo.

Bautizar

La segunda parte de la Gran Comisión nos enseña que la Iglesia debe bautizar a los que son salvos. El Bautismo no es una parte de la Salvación sino un paso de obediencia. A través del bautismo podemos tener una buena conciencia hacia Dios, 1Pedro 3:21.
El Bautismo no es la responsabilidad del creyente nuevo sino es la responsabilidad de la Iglesia. La Biblia no nos enseña que el bautismo es una opción ó que debemos orar si debemos bautizarnos ó no, es un mandato por Dios. El mismo Señor que dijo a la Iglesia “id por todo el mundo y predicad el Evangelio”, también dijo a la Iglesia que debe bautizar y discipular a los creyentes nuevos. Un estudio de la palabra “Bautismo” en la Biblia revela que es solamente por inmersión. Solamente la Iglesia local puede administrar el Bautismo en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Solamente los salvos se pueden bautizar.

Establecer

Mateo 28:20 nos enseña que después que los pecadores son alcanzados con el evangelio por medio de la evangelización y después de que se bautizan en obediencia al mandato de nuestro Señor, debemos enseñarles que deben guardar todas las cosas que Cristo les ha mandado.
Este ministerio de enseñanza es el discipulado y es la responsabilidad de la iglesia para hacerlo. Es un ministerio de la iglesia local con el propósito de hacer madurar a los creyentes y enseñarles los pasos básicos de la vida cristiana. La mayoría de las Iglesias son muy débiles en cuanto al discipulado.
Yo creo que las tres partes de la Gran Comisión son iguales en cuanto a la importancia. No debemos enfatizar uno y olvidar los otros.

4.  Id “¿Cuándo?”

¿Cuando debemos llevar a cabo la Gran Comisión?, la Biblia no nos enseña exactamente el tiempo cuando debemos llevar a cabo la Gran Comisión. Sin embargo en Lucas 14:21, el Señor mandó a su siervo “ve pronto por las plazas de la ciudad y trae acá….”.  En Mateo 21:28, el padre dijo a su hijo “ve hoy a trabajar en mi viña”. En 2Corintios 6:2, la Biblia dice “he aquí ahora el tiempo aceptable, he aquí ahora el día de salvación”. Debemos llevar a cabo la Gran Comisión porque hoy día, ahora es el día de salvación.

5.  Id ¿Por qué?

¿Por qué debemos ir? La respuesta esta en Romanos 10:13-15. El pecador debe invocar el nombre del Señor para ser salvo, Romanos 10:13. El pecador no puede invocar el nombre del Señor sino cree en Jesucristo. El pecador no puede creer en Jesucrito sino a oído acerca de él. El pecador no puede oír acerca de Jesucristo sin haber quien les predique.  El predicador no puede predicar sino es enviado por su Iglesia, la conclusión es lo siguiente:

“Dios llama a los predicadores. La iglesia envia a los predicadores. El predicador predica la Palabra de Dios. El pecador oye la predicación de la Palabra. La predicación de la Palabra de Dios produce fe en el corazón del pecador quien esta oyendo, Romanos 10:17. El pecador invocará al nombre del Señor para recibir la salvación cuando tiene fe en su corazón, Romanos 1:16. Cuando el pecador invoca por fe Dios le salvará.

Quisiera repetir alguna cosa para terminar el capítulo de nuestro estudio. En la Gran Comisión el Señor nos ha dado la fuente de todo poder, una responsabilidad grande, y recompensas. Espero que reconozcan su responsabilidad de la Gran Comisión. La Gran Comisión fue dado a la Iglesia. Las Iglesias grandes, pequeñas, ricas, y pobres deben llevar a cabo la Gran Comisión. Es la responsabilidad de cada cristiano; vamos a comparecer ante el Tribunal de Cristo en cuanto a la Gran Comisión.

Mi oración es que Dios nos ayude a reconocer que nuestra obediencia a la Gran Comisión puede ser una diferencia eterna por las almas perdidas.

Comenta con tu cuenta de Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *