Guarda tu Corazón. Este articulo viene directamente de Proverbios 4:23 – “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.” Hay muchas cosas que el ser humano guarda y cuida: su dinero, joyas, una carta especial, oro, algún regalo de alguien especial, etc. No es malo que uno guarde y cuide algo, pero el rey sabio, Salomón, nos dice que sobre todas las cosas guardadas, debemos guardar nuestro corazón. El corazón emana y maneja la vida y el Cristiano debe asegurarse que su corazón este bien para no ser guiado al mal.

El corazón representa el centro de nuestro ser y Dios quiere que guardemos nuestro corazón para caminar bien en esta vida. El diablo está atacando demasiado hoy en día a los Cristianos y especialmente a los que quieren ser fieles, amar y trabajar por Dios. El diablo no está matando literalmente a los Cristianos, pero emocionalmente, espiritualmente y anímicamente, está atacando al corazón. Si el obrero de Dios se frustra y desanima, se sentirá que no puede avanzar y servir a Dios – y por esta razón debemos guardar el corazón. El cuerpo puede ser tocado y afectado por el diablo, pero si aprendemos a guardar el corazón, podemos ganar la batalla y seguir fuerte en el servicio del Señor. Te quiero presentar tres pasos Bíblicos y básicos para ayudarte a ti lector a guardar tu corazón:

Guarda tu Corazón Poniendo tus Ojos en Cristo

Dos versículos mas abajo de donde nos dice guardar el corazón, nos dice esto: “Tus ojos miren lo recto, Y diríjanse tus párpados hacia lo que tienes delante” (vs. 25). Si podemos dirigir nuestros ojos a mirar lo correcto, podemos guardar nuestros corazón.

Más adelante en Proverbios 23:26 nos dice que los ojos están conectados a nuestro corazón – fíjate lo que dice: “Dame, hijo mío, tu corazón, Y miren tus ojos por mis caminos.” Dios quiere que le demos nuestro corazón, pero parece que le tenemos que dar nuestros ojos para darle nuestro corazón.

Siendo que la vida no es fácil y está lleno de pruebas, nuestro Señor nos dice que debemos poner nuestros ojos en El (Hebreos 12:2). Y siendo que los ojos están conectados al corazón, seríamos sabios en poner nuestros ojos en nuestro Dios.

Guarda tu Corazón Pensando en lo Correcto

En Mateo 15:19 nos dice que “del corazón salen los malos pensamientos” – nuestros pensamientos están conectados al corazón. Si vamos a guardar nuestro corazón, tenemos que aprender a cuidar nuestros pensamientos. Los pensamientos nos animan o nos desaniman, nos levantan o nos frustran, nos ponen contentos o tristes y nos permite enfocarnos en Dios o enfocarnos en los problemas. Si nos enfocamos en lo negativo y en los problemas, nuestro corazón se va alejando. Es por esta razón que Dios nos manda a pensar en lo que es “verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre” (Filipenses 4:8).

Si vamos a guardar nuestros corazones, tenemos que aprender a cuidar nuestros pensamientos – no solo de pecado y perversión, pero también de lo negativo, malo y lo que no edifica.

Guarda la Biblia en tu Corazón

El salmista David dijo “En mi corazón he guardado tus dichos, Para no pecar contra ti” (Salmo 119:11). Si guardo la Palabra de Dios en mi corazón, podría evitar caer en la tentación, pecado, desanimo y problemas. El obrero de Dios que quiere que su corazón esté guiado en el buen camino, tiene que aprender a guardar la misma Biblia en su corazón. La Biblia no nos guiará mal sino que nos enseñará a guardar el corazón para Dios.

El mundo nos dice, “sigue tu corazón”, pero si mi corazón está mal (recordemos que Jeremías 17:9 nos dice que es engañoso y perverso) no voy a poder seguir y servir a Dios. Es de suma importancia que guardemos nuestro corazón para poder avanzar en la vida – pero tenemos que trabajar y esforzarnos para guardar nuestro corazón. Si el Cristiano pone sus ojos en Cristo, cuida sus pensamientos y guarda la Biblia en su corazón, va a poder avanzar por el Señor. ¡Que Dios nos ayude a guardar nuestros corazones!

Comenta con tu cuenta de Facebook

Deja un comentario