Volver otra vez a la Iglesia. Por mucho tiempo me encontré frustrado, a mi parecer los hermanos no estaban comprometidos – no venían fielmente a la iglesia, no daban para la iglesia, tenían tiempo para su trabajo, deportes y familia, pero no tenían tiempo para Dios y Su casa. No los entendía y francamente me frustraba, me molestaba, me enoje y aun quise llorar. ¿Cómo podrían tener tan poco compromiso? ¿Por qué no venían fielmente a la iglesia?

Tenía el pensamiento de que “no se puede forzar a nadie” y “se puede llevar el caballo al agua, pero no le puedes forzar a tomar”. Es muy cierto ese pensamiento porque no podemos forzar a uno a hacer lo que no quiere hacer – pero hace un tiempo atrás, escuche a alguien decir algo que cambio mi manera de pensar. El dicho formaba parte de mi pensamiento original: “se puede llevar el caballo al agua, pero no le puedes forzar a tomar”, pero continuaba diciendo: “no, no le puedes esforzar al caballo a tomar agua, pero si se puedes poner sal en su alimento para darle las ganas de tomar agua”. Y aprendí una gran lección.

Muchas veces fui yo el culpable de haberme molestado por la “falta de compromiso” de la gente que no quería volver. En vez de enojarme, tendría que buscar la manera de hacerles desear volver. Abajo anoto algunas ideas para meter la sal en su alimento para que tengan las ganas de volver y comprometerse.

Muestra amor para hacerles volver

hacerles volver

Todos quieren ser amados. Cuando alguien siente el amor que necesita o que quiere es casi garantizado que va a volver.

El obrero Cristiano debe buscar maneras simples para mostrar el amor hacia la gente de quien está a cargo. Pablo dijo a un grupo de ancianos (pastores) que deben alimentar a la grey que Dios les dio (Hechos 20:28).

En I Tesalonicenses 2, Pablo muestra su amor hacia los hermanos como el amor de un padre, como el amor de una madre y como el amor de un hermano – es lo que los nuevos creyentes de Tesalonicenses necesitaban. Y es exactamente lo que los creyentes en nuestros ministerio necesitan – amor.

Animales para hacerles volver

Todos están en necesidad de ser animados. Las predicas y enseñanzas de la Biblia a veces son de corrección o aviso, pero debemos seguirles entregando el ánimo para seguir adelante. Alguien dijo que por cada palabra de reproche que damos a una persona, le debemos dar 10 palabras de ánimo . Carlos Spurgeon dijo que se puede atraer más con miel que con hiel. Si, hay momentos para arreglar cosas, pero animando a una persona a hacer lo correcto tal vez será mas afectivo que hablándole fuerte y feo. Que Dios nos ayude a animar más a las personas para que tengan ganas de volver y comprometerse con Dios.

Ayudarles para hacerles volver

I Timoteo 3:15 dice que la iglesia es la columna y baluarte de la verdad. La iglesia es el lugar donde la Biblia esta predicada y donde pueden encontrar un refugio del mundo y sus problemas, donde hay sana doctrina (Tito 2:1). Si procuramos ser de ayuda a otros, es muy probable que uno querrá volver. Todos quieren o necesitan un poco de ayuda y si la iglesia predica la Palabra que puede ayudar con su familia, con sus hijos, con su matrimonio, con su trabajo y en su vida, parece obvio que van a querer volver.

No puedo decir que nunca estoy frustrado con la falta de compromiso de las personas, pero tal vez somos nosotros como obreros Cristianos quienes tenemos que ser más maduros y mejorar. Si podemos aprender Amar, Animar y Ayudar a la gente, tal vez volverían y se comprometerían mas. Que Dios nos ayude a darles deseos de volver y comprometerse por la manera que les tratemos.

Comenta con tu cuenta de Facebook

Deja un comentario