El Calendario del Siervo de Dios

El Calendario del Siervo de Dios. El calendario puede ser de mucha utilidad en la vida de un obrero de Dios. Cada persona tiene 24 horas en el día y 52 semanas en el año – pero ¿por qué parece que a veces pasan días y semanas y no cumplimos nada? Este artículo es para mostrarnos  que el calendario puede ser un amigo y ayudarnos a cumplir más en lugar de un simple papel que nos indica el siguiente evento.

El asunto del artículo no es para ver si uno usa o no usa el calendario, sino para manifestar la utilidad del calendario, si se está usado sabiamente. Para que el calendario sea de ayuda y utilidad, vamos a dividirlo en tres partes:

El Calendario para la Iglesia

Cada obrero de Dios tiene la responsabilidad de alimentar la grey de Dios que le fue dada. Efesios 4:11-12 nos enseña que Dios puso ciertos grupos de obreros en la iglesia con el fin de “perfeccionar a los santos para la obra del ministerio”. Siendo que el obrero de Dios tiene la responsabilidad de “perfeccionar” a los santos, tiene que orar, pensar y planear para hacerlo bien.

El calendario debe ser como una herramienta en las manos del obrero de Dios para ayudarle a llegar a su meta de perfeccionar a los santos. El obrero entiende que si tiene muchas conferencias y actividades, será culpable de fatigar a la iglesia, pero si no tiene nada planeado, será culpable de desnutrir o debilitar a la iglesia.

Si el obrero mira a los 12 meses en el año y busca tener un evento grande cada 3 meses, podría ayudar mucho a la iglesia. Un evento evangelístico (como conferencia de familias, obra de teatro, etc), puede ser de ayuda para evangelizar a los no convertidos y un evento para el crecimiento espiritual de los convertidos (conferencia Bíblica, predicadores especiales, competiciones de memorización, leer mas, etc) puede esforzar la salud de la iglesia.

Cuando el obrero planea conferencias, eventos o actividades para la iglesia, estará cumpliendo grandemente con apacentar y alimentar a la grey de Dios. Por supuesto que debe orar por su gente, visitarlos y ayudarlos, pero planear eventos para evangelizar y esforzar espiritualmente a la iglesia va a cuidar la salud espiritual de la iglesia.

Una vez que el obrero de Dios ve el calendario anual y planea una conferencia y/o evento para la iglesia, después puede planear los pasos necesarios para que la conferencia y/o evento sea un éxito. Por decir, si la Conferencia Misionera (que sería para el crecimiento espiritual de la iglesia) o la Conferencia de la Familia (que sería más para invitar y evangelizar a los no creyentes) está planeado en el mes de Julio, el obrero de Dios puede usar el calendario para empezar a anunciarlo un mes antes, hacer los volantes, planear la conferencia, planear días para salir y repartir invitaciones, etc. Y al final, cuando la conferencia sale exitosa y la gente sea bendecida, el obrero de Dios se dará cuenta que el calendario tuvo un rol muy importante en el evento cumplido.

El Calendario para tu Vida Personal

El obrero de Dios se da cuenta que una vida balanceada es importante para continuar en el ministerio. Si el obrero no cuida balanceando su vida, se frustrará pronto y tendrá ganas de dejar el ministerio. Por decir, si planea bien los eventos de la iglesia pero descuida su propio estudio y tiempo de relax, pronto estará en depresión, cansancio y frustración.

El calendario puede ser de mucha ayuda para el obrero de Dios; para programar  momentos de estudio, paseo, juegos o deportes; ir a una conferencia para su propio crecimiento, salir, leer, etc. Uno puede pensar, ¿Cómo voy a planear un tiempo para ir a comer o jugar o leer si ando tan ocupado? Aunque hay momentos que tendremos que cancelar planes propios para ministrar a otros, normalmente se puede cumplir lo que está planeado … si es que está planeado.

Fíjate  lo que Cristo dijo a Sus discípulos en los momentos que estaban tan ocupados “Venid vosotros aparte a un lugar desierto, y descansad un poco” (Marcos 6:31). Tener tiempo para ir y descansar, despejarse o aun para su propio crecimiento no es malo, mas bien puede ser lo necesario para recargar las pilas y seguir con mas fervor en el ministerio. El obrero que toma su calendario y planea momentos para descansar, leer, estudiar, tener compañerismo o aun jugar deportes pronto se dará cuenta que no es una pérdida de tiempo sino un inversión importante para su salud y para su ministerio.

El Calendario para tu Familia

El calendario sirve para el ministerio, pero también sirve y es esencial  para su familia. Un obrero de Dios sería sabio si mira al calendario y planea vacaciones con su familia, planear eventos importantes en la vida de sus hijos (cumpleaños, días especiales en su colegio o el deporte que juegan, etc). Nunca es una pérdida de tiempo y tampoco será de conflicto con el trabajo o actividades en la iglesia si es que está planeado.

Obviamente no se va a saber fechas de cada evento con un año de anticipación (fuera de los cumpleaños), pero con el calendario mensual se puede planear para apartar el tiempo necesario para el bienestar de la familia. El ministerio no es una excusa para no estar con la familia y tampoco la familia es una excusa para no estar en el ministerio…  usando el calendario correctamente puede evitar cualquiera de estos extremos.

En el mismo sentido de planear eventos con los hijos, el obrero de Dios debe cuidar su matrimonio también. Planeando una cita semanal con tu esposa (no tiene que ser costosa si se usa la imaginación) es una inversión sabia. Una escapada romántica por 2 días de vez en cuando puede traer la chispa necesaria para que el matrimonio sea un matrimonio feliz. Usando el calendario para planear eventos para la salud matrimonial puede ayudar arreglar los detalles de “¿Dónde iremos?”, “¿Qué haremos con los niños?” y “¿Cómo puedo hacerlo sin abandonar a la iglesia?”. Un obrero que usa su calendario puede salvar su matrimonio y tener un matrimonio mejor que un recién casado.

El calendario en la vida de un obrero de Dios es una herramienta muy útil. Dios nos manda aprovechar bien el tiempo (Efesios 5:16) y redimir el tiempo (Colosenses 4:5). Los días van pasando y que Dios nos ayude a usar el calendario para planear y usar bien el tiempo.

Deja un comentario