Aprovechar Lo que Tengo. Hace muy poco hubo una tormenta de viento y lluvia. La lluvia fue tan fuerte que en alguna manera rompió el cable de luz que conectaba la electricidad a mi casa. Casi tres días estuvimos sin luz, sin calefacción, sin agua caliente y varias cosas más que normalmente tendríamos. Después de no tener luz por tres días, uno piensa en cuan necesario y aun cuan privilegiado es por tener electricidad. Cuando por fin fue arreglada la conexión de luz, oramos con mi esposa e hijas agradeciendo a Dios por la electricidad.

Casi nunca oramos agradeciendo a Dios por la electricidad, pero cuando no la tenemos por un tiempo  nos damos cuenta cuan necesaria es. Y hay muchas otras cosas en la vida que realmente no sabemos aprovechar hasta que no lo tenemos más. La idea de este artículo es que tu lector puedas pensar y estar agradecido con lo que tienes… y aprovecharlo para el bien mientras que lo tienes.

Recordemos que nuestro Dios nos dijo estad “contentos con lo que tenéis ahora” (Hebreos 13:5). Es costumbre humana pensar en lo que no tenemos en lugar de pensar y aprovechar lo que si tenemos. Vamos a ver algunas cosas que si tenemos y como las podemos aprovechar:

Aprovechar el Tiempo

Todos tenemos 24 horas en el día, todos tenemos que cumplir con deberes y todos necesitamos aprovechar el día y la vida que Dios nos dio. Dios nos manda a cada hijo de Dios a aprovechar bien el tiempo (Efesios 5:16). Aprovecha el verano para caminar, aprovecha el invierno para tomar un té caliente en el sofá, aprovecha la juventud para ser activo, aprovecha el tiempo para leer, ir a la iglesia, animar a otros, visitar amigos y disfrutar cada día que Dios te dio.

Aprovechar la Familia

Cada papá debe disfrutar a sus hijos mientras que viven en casa, cada hijo debe disfrutar a sus padres mientras que están vivos, cada matrimonio debe disfrutar estar con su cónyuge y cada persona debe disfrutar sus hermanos, tíos, primos y abuelos.

Hace dos o tres días escuché de una persona que peleó con su ser querido y salió de la casa y en el trascurso del día su ser querido falleció en un accidente automovilístico. ¡Qué horrible! Ni lo podemos imaginar. Todos sabemos que un día los hijos van a salir de la casa, los padres, cónyuges u otros parientes van a morir, pero nunca pensamos que hoy podría ser su último día. He predicado cuando parientes lloraban pidiendo un día más, pero ya era tarde. Que Dios nos ayude a todos a darnos cuenta y aprovechar y amar a la familia que Dios nos dio. Escribe una carta de agradecimiento, aparta un día para ir a pasear y tomar fotos, sal a comer en un restaurant, toma vacaciones o lo que sea, pero aprovecha y agradece a Dios por la familia que El te dio mientras que la tengas.

Aprovechar las Bendiciones

Santiago 1:17 nos enseña que “toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre”. Dios nos da todo lo que tenemos – lo espiritual y lo material. Cada talento, cada oportunidad, cada posesión y cada respiro vienen de Dios. La razón que oramos es para reconocer quien nos da y la razón que damos es para recordar quién nos da todo. Dios nos da bendiciones en esta vida para que le agradezcamos, no para que  quitemos nuestros ojos de Él y los pongamos  en lo material. Si recordamos quien nos provee las bendiciones, podemos aprovecharlas mucho más.

En lugar de pensar en lo que no tenemos debemos estar agradecidos y aprovechar lo que si tenemos. Que Dios nos enseñe a estar contentos, agradecidos y aprovechemos lo que nos dio. En lugar de darnos cuenta de lo que no teníamos, seamos sabios y nos demos cuenta lo que tenemos ahora para aprovecharlo.

 

Comenta con tu cuenta de Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *