Aprendiendo a delegar en el ministerio

Delegar en el ministerio. En Éxodo 18 tenemos la historia de Jetro dando una gran lección a su yerno Moisés sobre la delegación. Muchas veces escuchamos la palabra delegar y deseamos hacerlo, pero lo negativo es que tenemos un concepto falso de lo que realmente es delegar. Un obrero de Dios debe aprender a delegar en el ministerio, pero si no entiende lo que realmente es, hará más mal que bien. Delegar en el ministerio puede ser un tremendo dolor de cabeza o una gran bendición… dependiendo si entendemos su verdadero significado. Vamos a ver algunos principios según Éxodo 18 de lo que es la verdadera delegación en el ministerio:

Delegar en el ministerio es Darme Cuenta que no Puedo Hacer todo Solo

En el vs. 18 Jetro dijo a Moisés: “no podrás hacerlo tú solo”.

Moisés era el hombre de Dios, el líder que Dios puso para sacar y guiar el pueblo de Israel… pero por más que era el líder, no pudo hacer todo solo. A veces el obrero de Dios piensa que es especial y que es el único que puede hacer el trabajo. Si pensamos que somos el regalo de Dios y el único que puede hacer la obra, pronto el orgullo entraría y al final nos destruiría. Todos necesitamos ayuda… y el darnos cuenta que necesitamos a otros nos haría muy bien.

Delegar en el ministerio NO significa Menos Trabajo

Muchos tienen la idea equivocada pensando que delegar algo significa que no tiene que trabajar más, pero el delegar en el ministerio muchas veces requiere más trabajo que el no delegar. Es más fácil no delegar y hacerlo solo que delegar y ayudar a que otro haga bien su trabajo. Fíjate lo que dijo Jetro a Moisés en el vs. 20: “enseña a ellos las ordenanzas y las leyes, y muéstrales el camino por donde deben andar, y lo que han de hacer.” No dice enséñales y ya está, sino enséñales y muéstrales. Parece que Moisés tenía que supervisar para ver que los nuevos jefes estaban guiando bien al pueblo.

En Hebreos 13:17 se nos enseña que los pastores velan por las almas de la gente en la iglesia. El obrero de Dios tiene una responsabilidad grande delante de Dios para enseñar y guiar el grupo que Dios le dio… y delegando una responsabilidad no quita su responsabilidad, más bien significa que tiene que supervisar y cuidar que el nuevo encargado este haciendo bien su trabajo.

Delegar en el ministerio significa Confiar en Otros

En los vs. 21 y 22 Jetro dijo a Moisés: “escoge tú de entre todo el pueblo varones… y ponlos sobre el pueblo por jefes… Ellos juzgarán al pueblo…”. Moisés no escogía a cualquier persona, más bien a personas con las calidades específicas para poder juzgar y ayudar al pueblo. Cuando el obrero de Dios delega una responsabilidad a una persona, debe ser a una persona de confianza y capacidad que puede ser de ayuda a los demás. El delegar no es quitarme una responsabilidad de encima sino es confiar una responsabilidad a una persona que puede ser de ayuda para otros.

En Efesios 4:11 vemos que Dios puso a ciertas personas en la iglesia “a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio” (vs. 12). El obrero de Dios fue puesto por Dios para hacer la obra del Señor, pero no lo puede hacer solo y necesita confiar el trabajo en manos de personas preparadas que pueden ayudar a los demás. La obra del Señor será bendecida mucho cuando delegamos con entendimiento Bíblico.

Comenta con tu cuenta de Facebook

Deja un comentario

Mejores Precios de Libros de John MacArthur en Digital Descartar