Predicadores no descuides tu llamado

Citas para predicadores de Bruce Mawhinney

Tomando del libro Predicando con frescura

Una de las tácticas favoritas de Satanás es mantener a los predicadores ocupados con «trabajo de iglesia» en vez de preocuparse de los negocios del Padre.

La predicación superficial y de mala calidad es una de las razones por las que tantos creyentes inmaduros están desesperados por consejería. Si cada semana fuera motivados por una predicación fuerte e inspiradora, no se verían envueltos en tantas situaciones desordenadas.

La predicación no es solo su gran llamado, es su llamado total. La predicación es el negocio total del predicador.

Considere la oración y el ministerio de la Palabra como dos grandes filtros a través de los cuales todas sus otras labores deberán pasar. En lugar de decidir cuáles trabajos agradarán a sus miembros, filtre aquellas decisiones en base a lo que debe hacer para agradar a Dios.

No es de extrañar que tu gente a menudo rehúse comer el alimento espiritual que le sirves. Si un mensaje no ha sido bien preparado no es digerible.

No se sobrevive en el ministerio con simple potencial.

Hay predicadores que no dicen nada y lo dicen muy bien.

Con el pasar del tiempo llega cierta serenidad por la experiencia que se ha adquirido. Esa serenidad aparenta más profesionalismo pero puede acarrear cierta torpeza.

El objetivo del mensaje debe ser claramente expresado y debe estar de acuerdo con el propósito que el Espíritu Santo tenía en mente cuando inspiró al autor del texto.

El propósito del sermón es tu destino, y la estructura del mismo será el vehículo que utilizarás para alcanzarlo.

Recuerda: el primer principio de la predicación con frescura es la determinación. Requiere una disposición a ser diferente, trabajar duro por ello, hacerlo la principal prioridad del ministerio.

Existen muchos tipos de estructuras. Es bueno cambiar su enfoque de vez en cuando para mantener el interés de las personas y el suyo mismo.

El príncipe de las tinieblas lo tendrá corriendo de un lado a otro haciendo mil trabajitos, para evitar que haga los dos más importantes: la oración y el ministerio de la Palabra.

A menudo aquellos que mantienen una mirada errónea de la Palabra de Dios, piensan que no necesitan el diligente trabajo de la preparación. Simplemente arrojan el mensaje a las personas de la primera forma que se les viene.

¡Ataca diario y ataca temprano! Cada día añadirá más potencia y energía a tu mensaje. Toda la semana estarás llenando tu reserva no vaciándola.

Jesús enfatizó verdades particulares y las apartó en forma memorable. Aunque la muchedumbre o los discípulos no comprendieron de inmediato lo que decía, ellos recordarían sus palabras mucho después de que se las hubieran hablado.

Es patético ver cómo por 20 o 30 minutos los predicadores pueden hablar de todo menos del tema. Se atreven a estar como representantes de Dios, sin respaldar sus palabras con las del Señor.

Citas para predicadores de John Stott

Extraídas de su libro: «Imágenes del Predicador en el Nuevo Testamento»

«Un predicador sin amor no es sólo como un ruido discordante. Es peor y menos que esto. No es nada.»

«El predicador eficaz es siempre un pastor diligente. Sólo si cada semana dedica un tiempo específico para visitar a las personas y conversar con ellas, estará en condiciones de predicarles.»

«Si la experiencia es uno de los dos requisitos indispensables del testigo cristiano verdadero, la humildad es el otro.»

«La predicación implica una relación personal entre el predicador y la congregación. El predicador no es como un actor que declama desde el escenario mientras el auditorio permanece a la expectativa.»

«Si amamos a los demás más que nuestro propio nombre, proclamaremos la ira de Dios sobre el pecado, así como su gracia hacia los pecadores.»

«Es mucho más fácil dictar la ley desde el púlpito que ponerla en práctica en el hogar.»

Citas para predicadores de renombrados escritores

«Existe la predicación, no para propagar puntos de vista, opiniones o ideales, sino para proclamar los hechos poderosos de Dios.» James Stewart

«Es necesario que el predicador sea pastor para predicar a personas auténticas. El pastor debe ser predicador para guardar viva la dignidad de su trabajo. El predicador que no es pastor se aísla, el pastor que no es predicador se empequeñece.» Phillips Brooks

«Debéis arraigar la predicación en la realidad, recordando que los que están delante de vosotros tienen problemas, dudas, temores y ansiedades que corroen su fe. Vuestro deber, así como el mío, es penetrar tras las fachadas convencionales que están sentadas en los bancos, hilera tras hilera…» Peter Marshall

«Las personas quieren ser consoladas… Necesitan consolación; no es que simplemente lo deseen: realmente lo necesitan.» Dr. Dale

«Una llave de madera no es tan bonita como una de oro, pero si sirve para abrir la puerta mientras que la de oro no, es mucho más útil.» Agustín

«Hacer difícil lo fácil es propio de todo hombre; pero hacer fácil lo difícil es el deber de un gran predicador.» James Ussher

«Un hombre elocuente es el que convierte en ojos los oídos de los que lo escuchan y hace que vean lo que dice.» Proverbio oriental

«La verdadera función del predicador es inquietar a los tranquilos y tranquilizar a los inquietos.» Chad Walsh

«¡Si tus acciones desmienten tus palabras, y si lo que edificas con las palabras durante una hora o dos lo derribas con tus acciones en el resto de la semana!…» Richard Baxter

Si Dios te llama a predicar el Evangelio, no te rebajes para convertir en rey. Spurgeon

El hombre cuya arquitectura es esplendorosamente variada, mantiene a las personas curiosas antes de que el fundamento esté puesto. Oyen el texto y a la vez se preguntan: «¿Cómo irá a construir a partir de eso?» W. E. Sangster

El sermón no es como un cohete de pólvora, a ser lanzado por el ruido que ocasiona. Es más bien el rifle de un cazador, y con cada descarga debe voltearse para ver su presa caer. Henry Ward Beecher

, ,

No comments yet.

Deja un comentario