La veracidad de las Escrituras

La veracidad de las Escrituras

TABLA DE CONTENIDO

Elaboración de la Biblia

Datos históricos

Escrita en un período de 1500 a 1600 años aproximadamente.
Escrita a lo largo de 60 generaciones.
Por más de 40 escritores de diferentes clases sociales.
En diferentes lugares.
En diferentes épocas.
Bajo diferentes estados de ánimo.
En tres continentes: Asia, África y Europa.
En tres idiomas: hebreo, arameo y griego.

Materiales de Escritura

Papiro
Pergamino: Era piel curtida de ovejas, cabras, antílopes y otros animales.
F.F. Bruce menciona que la palabra vino de Pérgamo, lugar del Asia Menor, pues
su producción estuvo asociada por algún tiempo a este lugar.
Vitela: Era el cuero de ternero. Se teñía de púrpura.
Óstraca : Era alfarería sin vidriar, muy común entre el pueblo. Su nombre técnico es “tiesto” o “cacharro”, abundante en Egipto y Palestina (ver Job 2:8).
Tablillas de arcilla: En las que se escribía con un instrumento agudo y luego se dejaba secar (y quedaba así el registro permanente). Era más durable y barato.
Tablillas de cera : Trozos de madera plana eran cubiertos con cera. Se empleaba un estilete metálico sobre el mismo.
Inscripciones en piedra con “pluma de hierro”.

Instrumentos usados para escribir

Cincel: Instrumento de hierro para grabar en piedra.
Estilo metálico: Instrumento de cabeza plana y en forma de cuña; se usaba para hacer inscripciones en arcilla y tablillas de cera.
Pluma: Caña con punta hecha de juncos de 15 a 40 cm de largo, quedando el extremo cortado en forma de cincel, pudiendo escribir así de manera gruesa o delgada. La pluma de ave parece haber provenido de los griegos (siglo III a.C.).
La tinta generalmente era un compuesto de carbón, goma y agua.

El peso de la evidencia comprueba que la Biblia es, en verdad, la Palabra de Dios.
Cuando hablamos de las evidencias internas de la inspiración, estamos hablando de aquellas evidencias que se encuentran dentro de la misma Biblia.
Cuando hablamos de las evidencias externas, estamos hablando de las que se encuentran fuera de ella.Veamos, en este capítulo, del tipo de las primeras.

Evidencias Internas de la Inspiración

La Biblia misma afirma que es inspirada por Dios.

Los escritores del Antiguo Testamento declaran que Dios habló por medio de ellos
Moisés.- Él declaró que escribió las palabras de Dios en su libro (Éx. 24:4,7 ; 34:27).
El concepto que tenía de lo que escribió fue que era la Palabra de Dios (Deuteronomio 4:2) Las palabras de Moisés se encontraban en un libro, “el libro de la ley” (Josué 1:7-8).

El uso de la frase “dice Jehová” y otras expresiones similares.- Los profetas del Antiguo Testamento atestiguan que el origen de su mensaje es la Palabra de Jehová{Dios mismo, Isaías 43:1; Jeremías 1:4; Oseas 1:1; Joel 1:1).

Solamente en el libro de Hageo, con sus dos capítulos, aparecen las frases“dice Jehová”, “vino la palabra de Jehová”, “ha dicho Jehová”, “la voz de Jehová su Dios”, “ha hablado Jehová”, “habló por mandato de Jehová” y similares 27 veces.

Los escritores del Antiguo Testamento usan esas frases por un total de más de 3800 veces. Unos escritores afirman que otros daban el mensaje de Dios.- Sino, veamos 2 Rey. 17:13; Nehemías 8:1; Daniel 9:2; Zac. 7:12; Malaquías 4:3-4.

Estos se refieren a lo que escribieron otros escritores del Antiguo Testamento.

Lo que Cristo dice acerca del Antiguo Testamento

Cristo afirma que el Antiguo Testamento es inspirado por Dios al decir que todo tenía que cumplirse.- En Lucas 24:44 vemos que todo lo que estaba escrito de Él en la ley, los salmos y los profetas tenía que cumplirse. Cristo habló de tres cosas que no pueden sucederles a las Escrituras del Antiguo Testamento:
Mateo 5:18, “no pueden pasar” (perecer, dejar de cumplirse).
La jota (yodh) era la más pequeña de las letras hebreas.
La tilde era una de las rayitas por las cuales algunas de las letras hebreas se distinguen de otras que son parecidas, como por ejemplo la “d” en “r”.
Entonces, ni siquiera la más pequeña pérdida de autoridad sufrirá jamás la ley.
Lucas 16:17, “no pueden frustrarse” (fracasar en su intento, perder su autoridad, dejar de tener fuerza).
Obviamente, si la Escritura no se cumple, perderá su autoridad.
Juan 10:35, “no puede ser quebrantada” (ser destruida).
Es decir que es indestructible, no puede ser desposeída de su divina autoridad.
Veamos Josué 13:18-21 con Salmo 41:9.
Zacarías 13:6-7 con Mateo 26:55-56.
Isaías 53:3-5 con Lucas 24:44-46.
Mateo 26:53-54.

Cristo afirma que el Antiguo Testamento.

Es inspirado por Dios al aceptar sus enseñanzas y milagros como verdad
Mateo 12:40, Jonás en el gran pez.
Mateo 19:4, la creación del hombre.
Lucas 17:27, el diluvio.
Lucas 17:29, la destrucción de Sodoma y Gomorra.
Mateo 4:4 y Deuteronomio 8:3, aquí vemos una enseñanza del Antiguo Testamento que Cristo aceptó como verdad.
Marcos 12:26 y Éxodo 3:2-4, aquí un milagro del Antiguo Testamento fue aceptado por Cristo como verdadero.
Marcos 10:6, al principio de la creación (dijo Jesús) creó Dios al hombre.
El Nuevo Testamento afirma que el Antiguo Testamento es inspirado por Dios, al afirmar que:

Dios habló por medio de los escritores

Lucas 1:70; Hechos 1:16; 3:21; 28:25.
Hebreos 1:1; 2 Timoteo 3:16 (Pablo).
En 2 Pedro 1:16-21 el apóstol menciona dos revelaciones: la transfiguración y el Antiguo Testamento (la palabra profética más segura).
La Escritura es santa, viva y eficaz
Santa es pura, separada de lo inmundo, apartada para Dios (Romanos 7:12). Viva y eficaz, por cuanto penetra hasta lo más íntimo del hombre, discerniendo sus pensamientos.

Sus profecías se cumplieron.

Lucas 3:2-4, la obra de Juan el bautista.
Marcos 15:27-28, hablando de Jesús y que fue contado con los inicuos.
Juan 12:37-41, acerca de la incredulidad de los judíos.
Hechos 2:29-31, sobre la resurrección de Cristo.
Hechos 3:18; 13:27-29, acerca de sus padecimientos y sufrimientos.

Es autoritario

Los escritores del Nuevo Testamento apoyan sus enseñanzas en la autoridad del Antiguo Testamento.O sea, puesto que Dios habló por medio de los escritores del Antiguo Testamento, sus mandamientos tenían que ser obedecidos y sus enseñanzas aceptadas como divinas.
En Romanos 3:9-18 Pablo dijo que todo hombre es pecador con la autoridad del Antiguo Testamento, que él citó.Según Hechos 28:23, Pablo utilizaba la ley de Moisés y los profetas a fin de convencer al pueblo de que Jesús era el Cristo.En Hechos 24:14 vemos que Pablo creía todo lo que estaba escrito en el Antiguo Testamento.

Cristo confirmó de antemano la inspiración del Nuevo Testamento al decir que:

El Espíritu Santo les recordaría Sus palabras

En Juan 14:16-17 habló de Él como el Espíritu de verdad (y es de Él de quien los escritores de la Biblia recibieron todas las verdades que debían de escribir).
En Juan 14:26 anticipó que les recordaría todo lo que dijo (pues los apóstoles no recordarían las palabras exactas).

El Espíritu Santo les guiaría a toda verdad

En Juan 16:12-13 leemos que sus discípulos no podían sobrellevar todo y
que Cristo aún tenía cosas que decirles, pero que sería el Espíritu Santo quien les guiaría a toda verdad. O sea, no quedó ninguna sin ser revelada.
Hoy no necesitamos nuevas revelaciones.
Les fueron enseñadas todas las cosas (Juan 14:26).
Veamos 1 Juan 2:1. Fue el Espíritu Santo quien guió a Juan a esta verdad.

El Espíritu Santo les mostraría las cosas venideras

Lee Juan 16:13, donde Jesús promete que Él daría a conocer las cosas que habrían de venir.Pedro, al darnos en su segunda carta detalles de la segunda venida de Cristo, nos dio lo que el Espíritu Santo le reveló.
Lo mismo que a Juan el Apocalipsis.

Los escritores del Nuevo Testamento declaran que Dios habló por medio de ellos cuando:

Dijeron que el Espíritu Santo les revelaba lo que debían escribir

En 1 Corintios 2:9-13 y en Juan 16:13 vemos que fueron guiados.
Pablo dijo en 1 Corintios 2:9-10 que el Espíritu le reveló las cosas que Dios había preparado.Ve 1 Corintios 2:12. El Espíritu reveló a Pablo lo que Dios le había concedido.
En 1 Corintios 2:13 Pablo afirmó que el Espíritu le dio las mismas palabras que debía usar para expresar las verdades reveladas.
Por 1 Tesalonicenses 4:8 deducimos que desechar las palabras de Pablo significaba desechar a Dios mismo.

Dijeron que sus escritos son la Palabra de Dios

En 1 Corintios 14:37 Pablo dijo que escribió mandamientos del Señor.
* En Gálatas 1:11-12 afirmó que recibió el Evangelio por revelación de Jesucristo.
* En 1 Tesalonicenses 4:2 Pablo dijo que las instrucciones que dio a la iglesia las recibió del Señor Jesús.

Pedro incluyó las cartas de Pablo entre “las escrituras”.-

Esto lo encontramos en 2 Pedro 3:15-16. Las “escrituras” es un término bíblico que hace referencia a la Biblia, la Palabra de Dios.

El carácter de las Escrituras demuestran que la Biblia es inspirada por Dios

Unidad de doctrina. Por unidad de doctrina queremos decir que hay perfecta armonía entre los libros de la Biblia en lo que a la enseñanza doctrinal se refiere. Esto es sobrenatural, considerando que Dios usó 40 hombres aproximadamente por 1600 años.
La Biblia entera presenta:
Una sola norma de moralidad.
Un plan de salvación.
Un programa íntegro para todas las edades.
Un concepto de la persona de Dios.
La unidad doctrinal sería imposible si los escritores no hubieran sido guiados por el Espíritu Santo.

Temas que sólo Dios pudo haber revelado

La Biblia es el único libro que habla con plena autoridad sobre temas que el hombre no hubiera escrito por sí solo:
Cómo es Dios. Lo que pasó antes de la creación.
La creación por obra directa de Dios.
Causa del pecado y la tristeza.
Salvación y porvenir del hombre.
Destino del mundo y ángeles.
Juicio final, el cielo, la eternidad, etc.
La manera amplia en que se toca esto muestra la inteligencia infinita del autor.
Ejemplo: la salvación (no en méritos humanos). Desarrollo progresivo de las verdades expuestas. Es obvio, a pesar de varios escritores, que la Biblia es el producto de una sola mente.
Muchas de las verdades se presentan en los primeros libros en forma sencilla y figurativa; más adelante se amplían y se aclaran hasta que aparece su significado cabal. Veamos, como ejemplo, el derramamiento de la sangre de un sustituto para quitar el pecado:
Génesis 3:21, un animal es muerto para vestir a Adán y Eva.
Génesis 4:4, Abel es aceptado por su ofrenda.
Éxodo 12:3-7,12-13, la sangre salva al primogénito.
Levítico 4:1-7, Israel degolla un becerro por su pecado.
Isaías 53:5-7, se profetiza que el Mesías sería herido por todos nosotros.
Juan 1:29, Cristo, el Cordero de Dios.
Juan 19:16-18, El cordero es crucificado, y derrama su sangre.
1 Juan 1:7, la sangre de Cristo nos limpia de todo pecado.

La universalidad de la Biblia

O sea, es igualmente eficaz en toda época y en cualquier pueblo y nación.
Ofrece lo que uno necesita (para toda edad o condición) porque sólo Dios puede suplirlo (a pesar de que ya transcurrieron casi 1 900 años desde que se concluyó de escribir).

Evidencias Externas de la Inspiración

El cumplimiento de la profecía.

Aquí nos estamos refiriendo a la profecía como la predicción de un evento futuro. Las profecías bíblicas son detalladas y siempre se han cumplido a cabalidad.

Los detalles se refieren a nombres de personas y lugares, como Daniel 11:1-15, en el que vemos por lo menos 30 detalles (cp. Con Mateo 5:18).
Veamos algunas profecías (detalladas y cumplidas excatamente):

Acerca de Israel y el regreso a su tierra, y que el cautiverio duraría 70 años antes de que Jehová los hiciera volver a “este lugar” (Jerusalén).

Acerca de las palabras de Ezequiel sobre Tiro (26:3-5,12). Esta ciudad era fuerte, parecía imposible su destrucción.

Nabucodonosor atacó la antigua Tiro en la costa del Mar Mediterráneo (Ezequiel 29:18), pero faltaba que se cumplan las siguientes palabras:

“Barreré de ella hasta su polvo, y la dejaré como una peña lisa”.
“Tendedero de redes será en medio del mar”.
“Pondrán tus piedras y tu madera y tu polvo en medio de las aguas”.

El cumplimiento vino 300 años después de Nabucodonosor, pues cuando él atacó un grupo se fue a una isla rocosa frente a la ciudad destruida, que era parte de la ciudad antigua. Cuando Alejandro y sus ejércitos subieron contra Tiro, barrieron los restos de la antigua Tiro y los echaron al mar, construyendo así una carretera hasta la isla (quedando “peña lisa”). Destruyó la nueva Tiro, quedando la isla “tendedero de redes en medio del mar”.

Acerca del nacimiento de Cristo, Isaías 7:14 y Miqueas 5:2 profetizaron que nacería de una virgen y sería en Belén. El cumplimiento se relata en Mateo 1:18-25 y Lucas 2:1-7, 730 años después. Acerca del tiempo del fin, Daniel profetizó 500 años antes del nacimiento de Jesucristo que la ciencia aumentaría (12:4). Hoy por hoy ya se han producido viajes a la Luna, transplantes de corazón, antibióticos, etc. Se dice que el 80% de los científicos de todos los tiempos viven en el día de hoy. Por ello debo estar preparado para Su segunda venida y procurar ganar almas.

La influencia de la Biblia para el bien

Donde la Biblia no ha llegado, reina la superstición, la opresión, y la ignorancia. Donde está, hay libertad. Veamos cinco manifestaciones de la influencia de la Biblia:

Transformación de la vida del creyente (2 Corintios 5:17; 1 Pedro 1:23).
Leyes justas. Los diez mandamientos (la ley moral) sirven de base para las leyes justas en el mundo.
Obras de caridad. Y esto porque la Biblia enseña a amar al prójimo.
Sacrificio personal. “Mas el justo por la fe vivirá” hizo que Lutero rompiera con Roma y sufriera persecución. Igual con otros.
Las grandes obras de arte. Pintores, poetas y músicos basaron sus obras en temas bíblicos. Sin la influencia de la Biblia en el arte, este sería una gran pérdida. Los temas bí
blicos son sublimes.

La perdurabilidad de la Biblia

Por perdurable queremos decir que duró y durará por siempre, por mucho tiempo.
La Biblia ha durado unos 1900 años desde que se completó.
Moisés escribió unos 1500 años de Cristo; entonces, algunas partes de la Biblia tienen ya 3500 años de preservación.

El ataque del rey Joacim ha continuado (Jeremías 36:1-3,21-26). Pero Dios protegió al profeta, y mandó hacer una nueva copia de la desaparecida
(36:26-28). El año 303 d.C., el emperador Diocleciano promulgó el edicto de que todas las copias de las Escrituras fuesen quemadas, y las iglesias destruidas. Fracasó, porque las Escrituras existen aún.

Constantino (el emperador que sucedió a Diocleciano) 25 años después comisionó a Eusebio para que preparara 50 copias de la Escritura a expensas del gobierno.

¡Qué ironía!.

En la Europa de la Edad Media, los papas prohibieron leerla. Sólo existían copias en latín. Pero Lutero y otros reformadores empezaron a traducirla a lengua romance (la lengua del pueblo), pero miles de ejemplares fueron quemadas…a pesar de lo cual sobrevivió.
Voltaire dijo que luego de cien años el cristianismo ya no existiría. Murió en 1788 y sólo 25 años después, la primera Sociedad Bíblica imprimió Biblias en su propia imprenta. Nuevamente, resulta irónico. Pero seguirá perdurando (1 Pedro 1:23-25). Aunque Satanás procuró destruirla o impedir que la lean, él sigue obrando: Por medio de traducciones alteradas.
Por ejemplo, en la RV60 vemos, en Hebreos 1:8, la Deidad de Cristo. Pero la versión al Nuevo Mundo dice “Dios es tu trono”.

Colosenses 1:20 declara que la redención fue efectuada por la Sangre de Cristo. Pero la VP dice “por la muerte de Cristo en la cruz”, restándole mérito abiertamente a Su sangre. Por decir que la Biblia no es confiable (que está llena de errores y fábulas) por muchos líderes religiosos.

La invención de la imprenta facilitó y aumentó la distribución de la Biblia. Hoy son más personas las que pueden tener acceso a una de Ellas. En realidad, el problema de hoy es que son cada vez menos las personas las que tienen interés en Ella (Efesios 2:2; 2 Corintios 4:4). Es el libro de mayor venta.

El testimonio del historiador Josefo y el de los líderes de la Iglesia primitiva.

Este hombre nació cinco años después de la muerte y resurrección de Cristo.

En su obra “Antigüedades de los Judíos” escribió acerca de las creencias y la vida de esa nación (primer siglo d.C.). Así nos informó del concepto que los judíos tenían acerca de las Sagradas Escrituras (el Antiguo Testamento). Él mencionó tres puntos relacionados con esto:
Las aceptaron como el Libro Divino.
No permitieron cambios en el texto. Estaban listos a morir por su creencia en Ellas. Los líderes de la Iglesia primitiva (la de los primeros 400 años) creían que la Biblia entera era inspirada.

Esto resulta de especial importancia, pues vivían en los días en que se estaba escribiendo el Nuevo Testamento, reconocido por las Iglesias locales.

Consideremos lo que dijeron los siguientes padres de la Iglesia:

Clemente de Alejandría (fines del primer siglo d.C.) dijo que son las verdaderas palabras del Espíritu Santo.

Ignacio, patriarca de Constantinopla (muerto como mártir el 117 d.C.), pone las palabras de los apóstoles al nivel del Antiguo Testamento.

Policarpo (discípulo de Juan), mártir de la fe, dijo que el que pervierte la revelación del Señor, el tal es hijo de Satanás.
Ireneo, discípulo de Policarpo (en el siglo dos d.C.), dijo que las Escrituras son perfectas, y que el Espíritu Santo guió a Mateo a escoger las mismas palabras.

Justino, en el mismo siglo, mártir de la fe, en su “Apología de la Religión Cristiana”, dijo que el Espíritu nos da a conocer cosas terrenales y celestiales por los escritores.
Agustín de Hipona (siglos tres y cuatro d.C.) dijo que ninguno de los escritores se equivocó en sus escritos. Concluimos que la Biblia es divinamente inspirada y libre de errores.

El testimonio de la ciencia

La Biblia no es un libro de materia científica, pero cuando se ha pronunciado en cuanto a ella, no se ha equivocado.

En Isaías 40:22 vemos que la Tierra es redonda.Tuvieron que pasar 2222 años antes de que Colón, en 1492, lo descubriese. En Job 26:7 leemos que la Tierra cuelga sobre nada. La mitología dio ingeniosas sugerencias, pero una vez más, ¡la Biblia tenía razón!.

Los rastros del diluvio se encuentran en toda la tierra, además de que es la explicación más sensata a aspectos diversos como el origen del petróleo, de los fósiles, el carbón, etc.

Levítico 17:14 nos dice que la vida de la carne en la sangre está. Hasta hace sólo 200 años los médicos pensaban que algunas enfermedades provenían de la sangre mala, y la sacaban. Esto debilitaba al paciente y, en el peor de los casos, moría. Pero Dios habló a Moisés ya hace 3500 años.

La carne del hombre es completamente diferente de la de los animales, pez o ave. Esto, recién descubierto por los científicos, ya fue dicho por Pablo hace prácticamente 1900 años (1 Corintios 15:39). La reacción atómica es descrita en 2 Pedro 3:10-12. Aquí dice que los elementos “arderán, serán desechos, se fundirán”. Antes pensaban que esto no podía ocurrir, hasta que en la Segunda Guerra Mundial apareció la bomba atómica. En ella, realmente los elementos son desechos y fundidos. Esta bomba es un pequeño ejemplo de lo que ocurrirá cuando Cristo venga en juicio.

El testimonio de la arqueología

La arqueología es el estudio de los utensilios y las costumbres de las civilizaciones antiguas. Las ruinas de ciudades antiguas generalmente se encuentran debajo del polvo y la arena que se han acumulado por siglos.A veces el único indicio es una colina, y los arqueólogos tiene que excavar para encontrar los restos de dicha civilización.
Se encuentran tablas de piedra o barro en monumentos o muros. Estos nos dan detalles sobre la vida e historia de los pueblos antiguos.

Estos confirman que los datos históricos y geográficos que se encuentran en la Biblia son verídicos.

El relato bíblico del diluvio

En las excavaciones arqueológicas de la antigua Babilonia, se ha demostrado una tabla inscrita con el relato del diluvio universal.Esto comprueba que el relato bíblico es verídico.Los nombres de los nueve reyes de Génesis 14:1-2 Decían que era un invento hasta que arqueólogos hallaron inscripciones en el valle del Éufrates que mencionan a estos reyes.
Que los hombres desconocían la Escritura en los días de Moisés, decían que no pudo haber escrito la ley porque los hombres desconocían la escritura en su tiempo,
pero se encontraron inscripciones en Egipto que datan aproximadamente de 1500 años antes de Moisés (ahí se crió Moisés). La existencia de pequeñas naciones independientes en Canaán (Josué 3:9-10). Esto se comprobó en las excavaciones de Tel-el-Amarna.
La existencia del rey Sargón (Isaías 20:1)
Pensaban que no existía, pero se confirmó.Igual con otros 50 nombres bíblicos.

Por años los escépticos ridiculizaron la existencia real de Ur de los cladeos (la ciudad de Abraham (Génesis 11:31; 12:1).
Pero en 1922-1934, C.T.Wooley, del museo británico, exploró a fondo los secretos de estas ruinas.
Encontró que el edificio más sobresaliente en la época de Abraham era el zigurat, o la torre del templo, que probablemente haya tomado la torre de Babel como modelo.

Él dijo que “debemos cambiar radicalmente nuestro concepto del patriarca hebreo al ver que pasó sus primeros años en un ambiente tan sofisticado. Era ciudadano de una gran ciudad, y heredó las tradiciones de una civilización antigua y muy organizada, con comodidad y lujo, copias de himnos y tablas matemáticas”.

Se menciona a los heteos 47 veces en el Antiguo Testamento (Génesis 15:20 y Éxodo 3:17 por ejemplo). Los críticos liberales ridiculizaron esto, por no haber registro histórico de ellos hasta antes del siglo XIX. Pero esto cambió en 1906, cuando el arqueólogo alemán Hugo Winkler descubrió la ciudad de Boghaz-Keul, una antigua capital hetea, en Asia Menor.

Muchos académicos consideran ahora que los heteos fueron uno de los tres pueblos de mayor importancia de la historia antigua fueron los primeros en descubrir el secreto de la fundición del hierro después del diluvio.

El Canon Del Antiguo Testamento

Definición

Por canon queremos decir la lista de los libros inspirados que componen las Sagradas Escrituras. Viene de una raíz que quiere decir “caña” (en hebreo es ganeh y en griego kanon).

Pruebas a que se sometía un libro para incluirlo en el canon

¿Es autoritativo?

¿Provino de la mano de Dios? ¿El libro viene con un divino “Así dice el Señor”?.
¿Es profético?.- ¿Fue escrito por un hombre de Dios?.

¿Es auténtico?. Si dudaban, lo desechaban.

¿Es dinámico?

¿Tiene el poder de Dios que transforma vidas?.

¿Fue recibido, reunido, leído y usado?

¿Fue aceptado por el pueblo de Dios?.La Iglesia no creó el canon. Sólo reconoció los libros que fueron inspirados desde su comienzo.

¿Nuestros 39 libros son canónicos? Sí, porque así fueron reconocidos por:

El historiador Josefo

Él da una lista de 22 libros, y es que une Lamentaciones con Jeremías, Nehemías con Esdras, Rut y Jueces, un sólo libro de Samuel, Reyes y Crónicas, además de que desde Oseas a Malaquías se considera un solo libro.

El Señor Jesucristo

Siendo Dios mismo, dijo que todo tenía que cumplirse, y aceptó sus enseñanzas y milagros como verdad. Por Lucas 24:44; Juan 10:31-36; Marcos 7 y Mateo 15 podemos ver de que Él no estaba de acuerdo con las tradiciones orales de los judíos; en Lucas 11:51 y Mateo 23:35 vemos al primer y último mártir (cp. Génesis 4:1 y 2 Crónicas 24:21), es decir, lo que Jesús estaba diciendo era poner límite cronológico al canon, como diciendo desde Génesis hasta Crónicas” o “desde Génesis hasta Malaquías”.

Los apóstoles

Todos los libros del antiguo Testamento (menos Esdras, Nehemías, Ester, Eclesiastés y Cantares) son citados en el Nuevo Testamento por Cristo y los apó
stoles. Ellos no citaron los que no se incluyeron en el canon. Ellos fueron guiados por el Espíritu Santo.

Los Rollos del Mar Muerto

Datan del siglo II a.C. y contiene porciones de todos los libros del antiguo Testamento.
El Talmud.- Colección de tradiciones rabínicas que interpretan la ley de Moisé
s (siglo III d.C.). El canon reconocido por el Talmud coincide con el de Josefo y el de los Rollos del Mar Muerto, aunque menciona 24. La razón es que no une Lamentaciones y Rut a Jeremías y Jueces, respectivamente.

Los líderes de la Iglesia Primitiva

Y así siguieron el ejemplo de Cristo y los apóstoles, menos Agustín de Hipona, quien aunque quiso incluir a los apócrifos, reconoció que el canon hebreo no los incluyó.

Los apócrifos del Antiguo Testamento

Apócrifo (del griego apokruphos) significa “escondido” u “oculto”, palabra usada primero por Jerónimo como título a los 14 libros no canónicos. Veamos 11 razones por las que los libros apócrifos no forman parte del canon del Antiguo Testamento:
La mayor parte de ellos fueron escritos después del tiempo de Esdras, cuando ya se había completado el canon del Antiguo Testamento.Sus escritores no eran reconocidos como profetas.

No dicen ser inspirados por Dios.

Algunos de sus escritores reconocían que existía el canon del Antiguo Testamento.
Existen errores en lo referente a fechas, lugares y otros datos. En algunas de sus declaraciones, los apócrifos no concuerdan con lo que dice la Biblia.
Su carácter es de un plano inferior al de los libros de la Biblia (en cuanto a estilo literario se refiere).

No se incluyeron en el canon del Antiguo Testamento en los días de Cristo.

Ni Cristo ni los apóstoles citaron los libros apócrifos. Los judíos de los días de Cristo no citaron los libros apócrifos como “la Escritura”. Los rollos del Mar Muerto, al hablar de algunos de los libros apócrifos, no los citan como “la Escritura”.

Cabe recordar que, por Juan 7:38, podemos darnos cuenta que había un conocimiento general de las Escrituras. Este no incluía los apócrifos.

Testimonio histórico de su exclusión.

Filón, filósofo judío de Alejandría (20 a.C.- 40 d.C.) citó abundantemente el Antiguo Testamento, reconociendo su triple división, pero nunca citó los apócrifos como inspirados. Josefo (30-100 d.C.), historiador judío, menciona sólo 22 libros. Los eruditos judíos de Jamnia (90 d.C.) no reconocieron los apócrifos. Varios padres de la iglesia hablaron contra ellos, entre los que se encuentran Orígenes y Atanasio.
Jerónimo (340-420 d.C.) los rechazó. Disputó a través del Mediterráneo con Agustín acerca de este punto.
Muchos eruditos católico-romanos, durante el período de la Reforma, rechazaron los apócrifos.
Lutero y los reformadores rechazaron la canonicidad de los apócrifos.

Recién en 1546, en el Concilio de Contrarreforma de Trento, los apócrifos recibieron pleno reconocimiento canónico por la Iglesia Católica Romana, en una acción polémica.

El Canon del Nuevo Testamento

Razones para la determinación de la canonicidad del Nuevo Testamento.

Marción (140 d.C.), hereje, desarrolló su propio canon y comenzó a propagarlo. La iglesia necesitaba anular su influencia determinando cuál era el verdadero canon de las Escrituras del Nuevo Testamento.
Muchas iglesias orientales estaban usando en sus servicios libros que eran decididamente falsos. Esto exigía una decisión concerniente al canon. El edicto de Diocleciano (303 d.C.), en que se declaraba la destrucción de los libros sagrados de los cristianos. ¿Quién deseaba morir por lo que era un simple libro religioso? ¡Era necesario saber cuáles libros eran inspirados y cuáles no!.

Reglas que guiaban a las iglesias a reconocer los libros canónicos del Nuevo Testamento.

Que el libro fuese escrito por un apóstol, o por uno que llevaba una relación estrecha con un apóstol (es decir, con autoridad o aprobación apostólica, Efesios 2:20; Juan 16:13; Hechos 2:42).

Que el libro demostrase el carácter espiritual de libro divino.

Que el libro tuviese aceptación universal, es decir, por todas las iglesias locales.

Que el libro mostrara evidencia de haber sido inspirado por Dios.

Cabe recordar que los que reconocieron y aceptaron los libros del Nuevo Testamento fueron las iglesias locales, por lo que no era necesaria la decisión de algún concilio para formar el canon del Nuevo Testamento.

Las iglesias aceptaron la predicación de los apóstoles como Palabra de Dios (1 Tesalonicenses 2:13; 2 Pedro 3:2). Además, ellos (los apóstoles) esperaban que sus escritos fuesen recibidos así (1 Corintios 14:37; 1 Tesalonicenses 4:8; 2 Pedro 3:1-2).

Declaraciones del testimonio de los líderes de la iglesia primitiva que prueban la canonicidad de los 27 libros del Nuevo Testamento

Entre los años 90 y 120 d.C., Clemente de Roma, Ignacio de Antioquía y Policarpo de Esmirna citaron en sus escritos, como autoridad divina, todos los libros del Nuevo Testamento, menos Marcos, Colosenses, 2-3 de Juan, Judas y Apocalipsis.

Sólo 2 Pedro no se encontró en las versiones del Nuevo Testamento en latín y sirio hasta el año 170 d.C.
El canon reconocido por las iglesias en el tiempo de Atanasio (350 d.C.) era igual a nuestro Nuevo Testamento.

Aunque existían numerosas obras literarias durante el tiempo de los apóstoles, y después de ellos, los únicos reconocidos como “la Escritura” por Policarpo (115 d.C.), Clemente y Justino Mártir (100-165 d.C.) son nuestros 27 libros.

El Sínodo de Hipona (393 d.C.) reconoció la canonicidad de los 27 libros ya establecida previamente.

Los dictámenes de este sínodo fueron vueltos a promulgar cuatro años más tarde por el tercer sínodo de Cartago.

Deja un comentario